martes, 9 de mayo de 2017

El escudo de Monterrey

Antonio Guerrero Aguilar


El 9 de mayo de 1672, la Reina Mariana de Austria aprobó la creación del escudo de armas de la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey. Las gestiones llevaron cinco años, pues desde 1667 el entonces gobernador don Nicolás de Azcárraga hizo la solicitud que fue signada  por la reina, ya viuda de Felipe IV y tutora y responsable de su hijo el Rey Carlos II, quien contaba con once años de edad. La Cédula Real fue expedida el 9 de mayo de 1673, dando facultades al gobernador para aprobar el escudo que la dicha ciudad eligiere. Las características del blasón son las siguientes: dentro de un marco oval está un árbol y junto a éste un indio flechando a un sol de gules, que surge tras el cerro de la Silla. Dos indios, ataviados de huipil y penacho y armados de arco y flecha sirven de soporte al conjunto, que aparece en un lienzo blanco, recortado también en forma oval y cuyos extremos superiores caen hacia atrás. Seis banderas blancas le sirven de fondo, dispuestas tres a cada lado y cayendo sobre los trofeos militares, cañones, balas y tambores. Abajo tiene una banda de gules con la leyenda Ciudad de Monterrey; y el todo está timbrado con una corona condal, referencia al título nobiliario de don Gaspar de Zúñiga y Acevedo conde de Monterrey, noveno virrey de la Nueva España, en honor de quien lleva el nombre de la ciudad. El símbolo representativo de Monterrey cumple 345 años y durante 270 años fue el escudo oficial de Nuevo León.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario