sábado, 4 de marzo de 2017

La fiesta del "Gran Turco"

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Monterrey también tuvo su "morisma", era la fiesta del “Gran Turco”, realizada en el siglo XVII hasta 1762. Se trataba de una procesión en la que intervenían los vecinos divididos en dos bandos: el de los moros encabezados por "El Gran Turco" y el de los cristianos lidereados por el portaestandarte que llevaba impreso el emblema de la Santa Cruz. El “Gran Turco” era un individuo ataviado con un gran turbante y lujosamente vestido a la usanza oriental. Llegaba al pueblo montado en caballo blanco, recorría las calles y le seguían sus tropas. A su paso lanzaban gritos e injurias y disparaban cohetes y balazos. Luego los cristianos perseguían al “Gran Turco” y a sus tropas, lanzándoles piedras y gritándoles injurias. La procesión terminaba cuando el “Gran Turco” y sus moros se rendían y simulaban entrar avergonzados por su derrota a la Iglesia, para ser convertidos y bautizados. Ya no pudieron hacer la gran fiesta, pues ninguno de sus empobrecidos vecinos podía pagar el costoso disfraz del “Gran Turco”. Durante muchos años, la celebración era costeada por el dinero del pueblo, hasta que definitivamente no pudieron más y la fiesta se suspendió. Lo interesante del caso, es que la tradición aún se practica en algunas ciudades del centro del país, en la cual recordaban el asedio del imperio otomano a Europa y las batallas de los reinos cristianos en contra de los pueblos al amparo de la Media Luna y de Alá. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario