lunes, 5 de diciembre de 2016

Remembranzas de la Infona Huasteca

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


De la montaña bajan muchos arroyos, que agarran agua cuando los culebrones azotan las laderas y relices. Para evitar inundaciones en las casas construyeron un tajo por encima de la Infona de arriba como le decían. Entonces el cauce bajaba más controlado por la avenida Montaña o por los Garzas. Allá dejaron un sector sin construir, eso si, con los andadores, escalones y divisiones propias para hacer una nueva colonia. Las oficinas estaban por ahí y fueron destinadas para una biblioteca que recibió el nombre de Jorge Treviño Martínez. Desde ahí el espectáculo era maravilloso. Los amaneceres, los atardeceres, las noches. Si San Pedro Garza García tenía su Chipinque, aquí le llamamos Chipinquito. Lugar de reunión para enamorados y citas prohibidas, hasta que llegaban las granaderas o patrullas a interrumpirlos. La última sección nunca se construyó. Pero les dieron por hacer unos multifamiliares que están aún sin ocupar. Luego establecieron algunas colonias allá arriba y el tajo se convirtió en la avenida Alberto García Guzmán. Mas la autopista terminó de dañar el entorno. Todo el material que quedó, las lluvias torrenciales lo arrastraron hasta las infonas y las colonias nuevas. Otra postal nostálgica para aquellos que llegaron a poblar y vivieron en las infonas. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario