jueves, 29 de diciembre de 2016

La esquina de Hidalgo y Manuel Ordóñez, 1981

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Siendo alcalde don Mario Martínez Banda (1980-1982), colocaron un puente que atravesaba Manuel Ordóñez. A decir verdad nunca lo usaban. Los de Santa Catarina, si no caminamos por las banquetas menos por los puentes. Pero servía como un mirador. Quienes nos juntábamos en la plaza subíamos en la noche. Ahí se decidieron destinos y vocaciones. Unos se despidieron y jamás supimos de ellos. En ésta imagen rumbo al oriente vemos la esquina de Hidalgo y Manuel Ordóñez, en donde estuvo la peluquería de Lolo Rivera que se fue dos locales más abajo. Como estaba la moda western, pusieron un local decorado como si fuera del viejo oeste, luego el local de don Toño Valerio. Vemos en frente la farmacia Morell que tenía el consultorio del Dr. Menchaca. En el segundo piso las oficinas de hacienda y en otra donde el arquitecto Toño Kissi y el ingeniero Lalo García Villarreal atendían proyectos y diseños de construcción. Luego la tienda El Satélite de Ernesto Rodríguez. Al fondo la notaría del abogado Juan Antonio Rodríguez Flores, el banco y la cantina de don Poncho Garza. Es cuando les dio por hacer una gran avenida que nos llevaba a Monterrey. Este tramo que vemos es la entrada o salida de Santa Catarina desde 1844. Por cierto, el puente lo llevaron a la escuela Edelmiro Rangel, pero lo quitaron en 1989 porque los vecinos se quejaban. Por la noche subían por el puente, pero los malandros que accedían a los techos de las casas y se quejaban de que oían a personas que caminaban por los mismos. Pocos autos, la calle parece más ancha, incluso hasta más segura. ¿No creen? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario