viernes, 30 de septiembre de 2016

Las tierras de El Pajonal


Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


El 30 de septiembre de 1944, llegó un oficio tanto al municpio como a los vecinos de El Pajonal. Una resolución avalada por el entonces gobernador Arturo B. de la Garza y el secretario general de gobierno el Lic. Eduardo Livas, negaron la dotación de tierras para formar el ejido.De todas la comunidades situadas al interior del Cañón de Santa Catarina, solo se pudo establecer legalmente un ejido, el de Los Nogales. Hace poco me preguntaba un ganadero: "¿oye, a poco Santa Catarina tiene ejidos?". Le contesto que sí, uno. Bueno, ya no es, lo vendieron hace unos años. El resto de las comunidades tiende a desaparecer y las labores agrícolas o ganaderas, son de subsistencia y apenas para mantener viva la tierra que un día les dio todo. 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

El pan nuestro de cada día...

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Ya es otoño. Tiempo para meditar, reflexionar, prepararse al fin de año que llega tan rápido. Para muchos el inicio de fiestas y reuniones. De tardes nostálgicas, frescas que invitar a “musguear”. Dicen que las penas con pan son buenas y seguramente tuvimos muy buenas panaderías que se perdieron porque sus artesanos se fueron o sus hijos no quisieron continuar con la tradición. Así como Bustamante, Villaldama, General Zuazua, Marín, Hualahuises o García, o el vecino municipio de Ramos Arizpe; en Santa Catarina también se hizo muy buen pan. En los censos del siglo XIX aparecen negocios con “panaderos”, capaces de surtir el pan nuestro de cada día. ¿Cómo sería?, ¿a qué sabían?, ¿Cuál era su forma?. Lo cierto es que alimentaban, gustaba y sabía a pan. Por ejemplo, la familia Macías Rodríguez tuvo una panadería por muchos años en la esquina de Manuel Ordóñez e Hidalgo, a un lado de la casa parroquial desde fines del siglo XIX y parte del siglo XX. Muchas casas tenían sus hornos para prepararlos Desde que tengo uso de razón, me fascinaba ver las canastas repletas con pan francés, volcanes, campechanas y marranitos y otras variedades. Cuando llegaban a repartirlo a las tiendas o nos lo daban generosamente en los desayunos escolares. Estaba tan duro y “corrioso” pero sabían a gloria. Esta foto me la mandó una lectora. Aparece su abuelo don Jerónimo Martínez Ayala, un prominente vecino dedicado a los negocios que vivió sobre la calle Zaragoza, entre Ocampo y Manuel Ordóñez. Es el séptimo de derecha a izquierda. Solo dice “panadería El Sol, enero de 1925”. Seguramente se trata de una reunión de "año nuevo". Recordé las famosas “hojarascas”, que representaban las hojas que caen en el otoño y dan origen a las meriendas para probarlas. “Los maderos de San Juan, piden pan y no les dan…” 

domingo, 18 de septiembre de 2016

¿Y cuantos Monterrey existen?

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Si le preguntamos a un mexicano cuantos lugares existen que lleven el nombre de Monterrey, seguramente les dirán que la capital de Nuevo León se llama Monterrey. Pero fuera de México hay cuatro más: un municipio de la provincia de Orense, Galicia en España; se llama Monterrey, aunque ellos lo escriben Monterrei. Es un pueblo medieval, sede del condado que luego dio nombre a nuestra ciudad de las montañas. Hay otro Monterrey en Colombia, un muni...cipio ubicado en el departamento de Casanare en los que sobresalen algunos accidentes orográficos. En California tenemos a otro Monterrey (en inglés y oficialmente se le escribe como Monterey). Fue cabecera del condado de Monterey, California. Cuentan que una vez Alfonso Reyes dijo que había dos regiomontanos universales, Emanuel Kant y Servando Teresa de Mier Noriega y Guerra. Obviamente le señalaron que Kant no nació en Monterrey, por lo que Reyes doctamente les contestó que Kant nació en Königsberg, la antigua capital de Prusia Oriental, cuyo significado literal en alemán antiguo es “Montaña del Rey”, o lo que es lo mismo: El Monte Rey.

viernes, 16 de septiembre de 2016

El Arco de la Independencia

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e historiador


En 1910 se inauguraron importantes obras escultóricas y de beneficio social por todo el país. El entonces presidente Porfirio Díaz quería perpetuar la gesta heroica iniciada por el Padre Hidalgo. Aquí el gobernador Bernardo Reyes mandó construir éste arco en la confluencia de dos grandes ejes que propusieron un desarrollo urbano: las avenidas Unión y Progreso, hoy Madero y Pino Suárez. Consta de un arco simple de 25 metros de altura y construido con piedra de cantera rosa. El proyecto estuvo a cargo de arquitecto ingles Alfredo Giles, el arquitecto Pedro Cabral fue el encargado de la construcción del monumento. En su base colocaron diversas placas de mármol: “A los que en cien años han venido defendiendo y elevando la nacionalidad mexicana”. En la parte superior dos águilas de bronce represen el escudo nacional, en su clásica pose devorando a la serpiente. En todo el conjunto sobresale una victoria con una corona de olivo en la frente, blusa desgarrada y busto a la intemperie; que sostiene en lo alto una esfera negra con parte de una cadena rota y la inscripción de “México”. Con su mano derecha sostiene una corona con la otra parte de la cadena, representando así la ruptura de México con la monarquía española. La gente se refiere a ella como la “La Mona del Arco” y fue realizada por la compañía W.H. Mullins en 1909. Mide 4.80 metros de pies a cabeza, 6 metros tomando en cuenta el brazo levantado y tiene un peso de casi tres toneladas. Como suele suceder, hay personas que no pueden aportar nuevos proyectos y se les ocurre valerse de lo que ya tenemos para cambiarlo o darle otro sentido. No estoy de acuerdo en su traslado ni a la macro ni a la fundidora. 

lunes, 12 de septiembre de 2016

El poema del guardia enamorado, 1835


Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e investigador


Siguiendo con notas de enamorados quiero compartir ésta. Hago la aclaración que no la encontré yo y ya se ha publicado en otros sitios. Pero por la rareza y el contenido del poema se hace digna de considerar una y otra vez. Lo pueden leer en el Archivo Municipal de Monterrey con el título siguiente: "Portada de Policía 1841". En la siguiente hoja está un poema, que seguramente un vigilante le dedicó a su amada: 
"Observa, Celia, el azulado cielo
Con lo meteoros sin fin que resplandecen?
Observas también el fuerte vuelo
Absorto contemplaba tu hermosura
Cual observar el ancho cielo
Y como el fuerte y presuroso vuelo
Del objeto que mueve mi ternura.
Atónito miraba la ternura
De tu rostro divino y placentero
Cuando! mi corazón turbado entero
¡Ah! lanzarse a besar tu boca pura".
El documento está fechado el 25 de mayo de 1835 y lo pueden ubicar en el AHM Colección Correspondencia Volumen 82 Expediente 51.(Cronista Norestense)

La Sociedad Recreativa Terpsícore

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e investigador

Terpsícore es la musa de la danza. Cuando se puso de moda la música de "salón" durante el porfiriato, se fundaron sociedades recreativas para congregar a jóvenes y adultos, alrededor del baile, la música, la convivencia y cuando se podía o debia, apoyar alguna causa justa. Hubo una aquí en Santa Catarina, cuyo presidente era ni más ni menos que Jesús Macías Guerra y el secretario Gerónimo Martínez Ayala. En ésta invitación convocan a un baile a las 8 de la noche en la casa de la Señorita María Rodríguez situada por la calle Colón no. 71, "para conmemorar la glorioso fecha del 16 de septiembre". Corresponde a la fecha del 16 de septiembre de 1913, en pleno auge de la revolución constitucionalista. Ignoro cómo estuvo, pero vemos que los jóvenes organizaban éste tipo de reuniones aún y cuando las cosas estaban complicadas. Hoy se hace la fiesta el 15 por la noche, todo el cabildo y el republicano ayuntamiento, perdón, el gobierno municipal se reúne en el palacio. Tienen noche mexicana, se la pasan muy bien. El pueblo en el baile de la plaza, la cual luce radiante por única vez en todo el año. Al día siguiente tienen desfile, sencillo pues ellos dicen que las escuelas no tienen tiempo para organizarlo. Terminan temprano y ya no los vemos hasta que concluye el puente. Y "noche mexicana" en nuestras casas. Lo que no cambia es la actitud y la intención de conmemorar la noche del Grito y el inicio de la gesta heroica que los insurgentes comenzaron en la madrugada del 16 de septiembre. Aunque las cosas se presenten adversas, la expresión de nuestra mexicanidad se hace patente. ¡Qué viva México!

domingo, 11 de septiembre de 2016

Leyenda: "la virgen escondida"

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e historiador


Durante la ocupación francesa a Monterrey, una señorita de apellido Buentello conoció a un distinguido oficial extranjero. Pronto la amistad se hizo un idilio que no fue bien visto por los padres de la novia. Al respecto escribió don Pepe Saldaña: "El amor no tiene nacionalidad, ni distingue circunstancias, se ama porque sí... Y la señorita Buentello amaba; eso era lo único que sabía, porque lo sentía muy adentro de su joven corazón. Contrariaba a sus padres, ...es verdad; pero no era ella, algo más grande que ella misma la sujetaba y la obligaba a proceder así. Más de una vez de rodillas ante la Virgen de la Purísima, le había pedido que intercediera ante ella...."


Una noche el oficial platicaba con ella a través del enrejado de su casa situada por la calle Rayón en Monterrey. Lo hacían discretamente para que sus padres no se dieran cuenta. De pronto un disparo rompió la quietud de la noche. El comenzó a sujetarse con más fuerza a las rejas, hasta que quedó a sus pies. Muy apenas musitó "te amo", para caer sobre su sangre. Ella salió para verlo. Se dio cuenta que estaba muerto. Como señal de dolor y amor, le quitó el jazmín manchado de rojo que le había dado y lo besó. Pasó el tiempo, nunca más vieron a la joven. Quedó encerrada en su casa y solo recordaba al amor de su vida en un camafeo que contenía el retrato de su amado y del jazmín que los unió en aquella fatídica noche. El enrejado desapareció, taparon la ventana y nunca más la volvieron a ver. Los vecinos se referían a ella como "la virgen escondida".

viernes, 9 de septiembre de 2016

La Escuela Secundaria Lic. Raúl Rangel Frías de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ SNHGE, A.C.


El 8 de septiembre de 1961 iniciaron los cursos de la escuela secundaria, que orgullosamente honra la memoria del entonces gobernador del Estado, don Raúl Rangel Frías. Si alguien quería o necesitaba continuar sus estudios, debía inscribirse en Monterrey. En cierta forma, eso contribuyó para que las autoridades municipales tomaran la decisión de pedir la instalación de una escuela secundaria. Algunos conocidos me dicen que la primera dama doña Juanita Elizondo de García, hizo promoción de casa en casa, buscando alumnos para que fueran al plantel. Y aún así batallaron para formar un grupo, pero lo hicieron. El primer director fue el profe Leonardo Bernal Eguía. Este plantel estuvo hasta 1969, cuando construyeron el otro edificio allá en la calle de Morelos, entre 15 de Mayo y Simón Bolívar. Solo una cosa no acepto: ¿era necesario construirla sobre el cruce de las calles de Manuel Ordóñez, Constitutición y Ocampo? Pero conste, solo son apreciaciones mías y errores son del tiempo, no de España como dicen popularmente. En 1968 la Escuela Superior Mixta ACCO cambió su nombre a Dr. Edelmiro Rangel, fue cuando los dos nombres de dos ilustres personajes, uno de Santa Catarina y el otro de Monterrey, quedaron enlazados también en dos escuelas. Ayer la escuela Rangel Frías secundaria cumplió 55 años. Y debemos atribuir ese logro a don Librado García y a doña Juanita Elizondo de García. ¿Alguien sabe si prepararon baile del recuerdo para festejar?