sábado, 2 de julio de 2016

¿Y qué daños nos dejó el Alex?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Fueron más de 60 horas de lluvia. Entonces la tormenta tropical Alex se sumó a la inundación de 1909, la de 1938, el Beulah en 1967 y el Gilberto en 1988. Por una inadecuada planeación en obras de infraestructura, además de los “15” muertos, “algunos” desaparecidos y la angustia y el temor de padecer las inclemencias del clima.  Muchas avenidas, calles y puentes quedaron inservibles.  Los municipios alejados del área metropolitana estaban en situación de alerta ya que se encontraban inundados e incomunicados, como la Sierra Alta de Santa Catarina y Ciudad Anáhuac que fue arrasado por las aguas de la presa Don Martín que vertió su caudal en el Río Salado. Entonces hablaron de hacer otra población, cosa que no le gustó a la gente que corrió a las autoridades federales cuando llegaron en helicópteros. No se puede negar el apoyo de las autoridades municipales como del Estado, pero se vieron rebasadas por las pérdidas y daños. Todo lo que había en el Río Santa Catarina se perdió, desde la recién inaugurada zona deportiva y todas las canchas que dejaron en el cauce. Se propuso un comité de reconstrucción que dio prioridad al rescate y a entregar la infraestructura que se perdió. Limpiaron el río, pero se llevaron el escombro allá en donde está el arroyo El Obispo y cuando llueva otra vez, todo vendrá río abajo y no quiero pensar las consecuencias. Y lo peor: “el pa´yá y el para acá”. Las gazas y puentes y las dos avenidas que estando a la par del río, retienen más agua que el río de nuestros ancestros. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario