jueves, 14 de julio de 2016

El panteón civil de La Fama

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


El 14 de julio de 1927, comenzó a funcionar un panteón administrado por los propios vecinos de La Fama. El único panteón que había estaba en Santa Catarina y solo ahí se inhumaban los restos mortales de los difuntos provenientes de otras congregaciones y ranchos. Los deudos se quejaban de que los alcaldes en turno se ponían abusivos con el cobro y los permisos correspondientes para enterrar a sus finados. En ese caso, un grupo de ilustres fameños acudieron con el gobernador don Jerónimo Siller y le manifestaron su inconformidad. Un vecino de Los Treviños de nombre José García, cedió parte de sus terrenos al norte del llamado C.O.D., y de las vías del tren, pasando el arroyo del Obispo. Al fondo estaba el majestuoso Cerro de las Mitras, con una formación singular que la gente llamaba Las Calaveras. Luego en 1929, los vecinos de La Fama y de los Treviño acudieron con el entonces gobernador José Benítez, pues el alcalde no les permitía sacar los restos de sus familiares, al menos que pagaran una contribución elevada. Como era de esperarse, el abogado Benítez pidió al munícipe que no se pusiera tan insensible con las peticiones de sus habitantes. Cosas extrañas: hace un par de años corría el rumor de que los descendientes del generoso donante, pidieron a las familias que sacaran de ahí a sus fieles difuntos. Se hicieron reuniones y prepararon una defensa legal para evitar el despojo del terreno. A decir verdad, no creo que a los urbanizadores les sirva un terreno en donde estaba un panteón o haya gente que decida vivir encima de unas tumbas. No vaya a ser que tengan experiencias paranormales mientras duermen. Y lo peor del caso: si tienen la pena de perder a un familiar, parece ser que el cobro del servicio de parte de la administración municipal, sobrepasa los 10 mil pesos. Al parecer no han cambiado las cosas en casi un siglo. Son injusticias que claman al cielo, definitivamente. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario