domingo, 26 de junio de 2016

De Molinos Jesús María a colonia Valle del Seminario

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Las lluvias torrenciales y las “avenidas” de agua durante la tormenta tropical Gilberto como Alex demostraron su fuerza en éste punto. Para quienes recorríamos el trayecto hacia Monterrey nos tocó ver obreros y trenes que detenían el tránsito cada vez que salían o entraban a los molinos. Como suele suceder, los negocios ya no son rentables y se pagan solos con la compra y venta de los objetos que ahí están o el precio mismo del terreno que de pronto cambia su vocación industrial a uno de servicios y de vivienda. Hubo el proyecto de que el Instituto de Teología del Seminario de Monterrey quedara por éste rumbo, pues la casa de formación sacerdotal tenía repletos sus espacios. La decisión del entonces Arzobispo de Monterrey fue la de construirlo en un predio situado en San Mateo, en Juárez, Nuevo León. Había tantas cosas que cosas que cuidar mientras duraba el litigio hasta que de pronto aceptaron el pago derivado de las cosas que ahí estaban. Corrieron el riesgo de desaparecer, pero afortunadamente aquellos que urbanizaron los terrenos, tanto del Seminario como de los Molinos, decidieron dejar lo más antiguo, lo más valioso y significativo. Fue cuando surgió la colonia Valle del Seminario. ¿Por qué estoy tratando ésta historia? Porque alguna vez esto perteneció a Santa Catarina también y todos los que vimos el entorno lo hicimos nuestro con la vista, luego con la memoria y finalmente con los recuerdos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario