miércoles, 13 de abril de 2016

La casa de la higuera

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Santa Catarina nunca tuvo casas de dos niveles o de dos pisos como les dicen ahora. Tenemos una en La Fama de fines del siglo XIX y la más antigua en la cabecera municipal, comenzó a construirse más o menos en la década de 1950. Está situada en la esquina de Morazán y Colón y perteneció a don José Elizondo. Sobresale un detalle sobre su fachada principal, tiene un árbol con hojas que parecen ser de higuera. Para los estudiosos de nuestros orígenes sefarditas, seguramente estos son indicios de la manifestación de nuestras raíces cripto judías. Tiempos en que los patios y traspatios estaban repletos de granados, higueras y limones. El granado representa la unidad familiar, la higuera la sabiduría y el limón la resignación. Originalmente la calle Morazán se llamó Cuauhtémoc, pero le cambiaron el nombre de Morazán allá por 1945, cuando a nuestras autoridades les dio por diseñar una avenida o calzada que comunicara al viejo edificio donde instalaron el museo latinoamericano y el monumento al general Francisco Morazán. Sueños truncados que nunca se realizaron. Pero sí sobresalen en ese tramo que comprende unas cuatro cuadras, el colegio mexicano (ahora con otro nombre), unos corrales con granes cuarterones de sillar, el salón de la CTM varonil y ésta construcción que ha cambiado de dueños. Barrio repleto de leyendas y fantasías, como la de que una vez se apareció el mismísimo demonio a unos transeúntes o la del niño que veían muy temprano jugando por el rumbo. Por aquí pasaba un arroyo que con buenas lluvias inundaba las calles, por eso si se fijan bien, las banquetas tienen una barda. Les dejo ésta fotografía para que vean la higuera hecha en relieve. Ah, y ahora tenemos casas de dos pisos por doquier. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario