sábado, 9 de enero de 2016

Los cronistas en el congreso del Estado

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina

En el mes de diciembre del año pasado, un comité de legisladores locales invitaron a un grupo de cronistas e historiadores para escuchar aportes y comentarios en torno a la memoria e identidad de nuestros municipios. A mi no me invitaron pero supe que los compañeros pidieron escudos, trajes y cantos típicos; además de que el ébano fuera declarado el "árbol de Nuevo León" y que también regresara la enseñanza de la historia regional a nuestros planteles. Me gusta lo que aportaron los asistentes pero yo propongo que en lugar de usar los logos representativos de la administración municipal, se les de realce a los escudos municipales, que la elección de la señorita "Municipio 2016" no sea una pasarela de un mero y simple vestido, sino que sepa representar al pueblo de donde pertenece con su belleza representativa y el conocimiento del lugar en el que se mueve y existe. Y que no solo sea el ébano, sino otras especies de la región que corren el riesgo de perderse por la tala inmoderada como el mezquite, la anacua, la barreta, la Uña de Gato y muchas más que a pesar de todo, aún enseñorean y vemos en nuestros rústicos paisajes. Hace rato escuché a la secretaria de Educación de Nuevo León, solicitando a los cronistas para que apoyen la labor de las escuelas a través de la extensión y asesoría escolar. Ojalá y piensen más en apoyos reales y efectivos, como publicaciones, cercanía con los lectores y gustosos de la historia, pero especialmente que el cronista sea menos cronista y escriba más crónicas y que no dependamos mucho de la simpatía y cercanía con el cabildo. Que hablen nuestros méritos y nuestra labor y no nos pongan obstáculos para realizarla. A veces ayudan los pagos para la gasolina o algún imprevisto. Nuestros funcionarios piden mucho y con ellos justifican su trabajo y luego a nosotros ni las gracias nos dan. Bueno, a decir verdad eso en realidad nos hace cronistas de nuestros municipios. Ah, y que los diputados inviten a todos los que andamos en esto. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario