sábado, 31 de diciembre de 2016

La Secundaria Rangel Frías


Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural



Durante la administración municipal de Librado García Ayala, (1961-1963), decidieron la apertura de una escuela secundaria en Santa Catarina, para evitar que los adolescentes de la localidad se trasladaran hasta Monterrey a continuar con sus estudios medios. Con ayuda del gobierno del Estado, se construyó el local exactamente en el cruce de las calles Ocampo y Constitución, para lo cual se cerraron ambas arterias. El nuevo edificio quedó integrado a un complejo educativo en donde estaba la escuela primaria ACCO. Como una forma de honrar al gobernador, le dieron por nombre Lic. Raúl Rangel Frías. El primer director de la secundaria fue el profesor Leonardo Bernal Eguía, que venía de Doctor Arroyo, Nuevo León. El edificio fue concluido en agosto de 1961. Invirtieron 300 mil pesos que fueron cubiertos por el gobierno estatal y una parte – 49,100.00 pesos- por las empresas de la localidad. Don Humberto Lobo a nombre de Protexa, S.A. donó la herramienta para el departamento técnico, cuyo costo fue de 3 mil pesos. Por la cantidad de alumnos, construyeron un nuevo edificio para la secundaria ubicado en la calle Morelos, entre 5 de Mayo y Simón Bolívar, en terrenos donados por la Compañía Ixtlera de Santa Catarina en 1972, año en que también se abrió sus cursos la escuela secundaria número 2 Guelatao, (turno verspertino), recordando al lugar de natalicio del Benemérito en su centenario luctuoso.

jueves, 29 de diciembre de 2016

La esquina de Hidalgo y Manuel Ordóñez, 1981

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Siendo alcalde don Mario Martínez Banda (1980-1982), colocaron un puente que atravesaba Manuel Ordóñez. A decir verdad nunca lo usaban. Los de Santa Catarina, si no caminamos por las banquetas menos por los puentes. Pero servía como un mirador. Quienes nos juntábamos en la plaza subíamos en la noche. Ahí se decidieron destinos y vocaciones. Unos se despidieron y jamás supimos de ellos. En ésta imagen rumbo al oriente vemos la esquina de Hidalgo y Manuel Ordóñez, en donde estuvo la peluquería de Lolo Rivera que se fue dos locales más abajo. Como estaba la moda western, pusieron un local decorado como si fuera del viejo oeste, luego el local de don Toño Valerio. Vemos en frente la farmacia Morell que tenía el consultorio del Dr. Menchaca. En el segundo piso las oficinas de hacienda y en otra donde el arquitecto Toño Kissi y el ingeniero Lalo García Villarreal atendían proyectos y diseños de construcción. Luego la tienda El Satélite de Ernesto Rodríguez. Al fondo la notaría del abogado Juan Antonio Rodríguez Flores, el banco y la cantina de don Poncho Garza. Es cuando les dio por hacer una gran avenida que nos llevaba a Monterrey. Este tramo que vemos es la entrada o salida de Santa Catarina desde 1844. Por cierto, el puente lo llevaron a la escuela Edelmiro Rangel, pero lo quitaron en 1989 porque los vecinos se quejaban. Por la noche subían por el puente, pero los malandros que accedían a los techos de las casas y se quejaban de que oían a personas que caminaban por los mismos. Pocos autos, la calle parece más ancha, incluso hasta más segura. ¿No creen? 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

La esquina de Morelos y Manuel Ordóñez en Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Esta imagen la tengo presente en sueños, nostalgias y recuerdos. Esto pasó en los 70. Durante seis años pasé por aquí cuando acudía la primaria. A la derecha había un puentecito que pasaba por un arroyo que baja desde la Loma del Frijolillo. Primero una carnicería llamada “Los Cuatro Vientos”, luego una revistería y finalmente una refaccionaria. En frente la Ixtlera que sin barda, ofrecía un jardín abierto y veces servía de parada a quienes buscaban una pesera. Luego la “Corona” de don Chuy Perales y en donde se podía ver a Cuco García de ida y vuelta. Los camiones que paraban el tránsito para entrar a las bodegas y dejar el líquido que se hizo tan famoso: “el que toma Corona, todo se le perdona”. Más abajo la “librería” de don Jorge y doña Leonor. Enfrente la tortillería de Sigifredo García y Mague Barrios, la casa donde vivió un compañero de nombre Martín. Más abajo doña María, la fiel asistente del médico Chano Arizpe, quien por cierto era el propietario y que cobraba la renta a todos los inquilinos. La tortillería se fue a Ocampo y Segunda Avenida y luego ahí vendieron tacos de barbacoa de Servando que se hicieron muy famosos en los 80.  Esas casas con techos de madera a dos aguas y cubierto de teja, tan características a mediados del siglo XX. Este paisaje lo destruyó el tráiler sin frenos en diciembre de 1991 y para rematar el otro que ocurrió en la Semana Santa de 2007. Sigue siendo parada de camiones y ahora hay una gran tienda de conveniencia. Ojalá y esta foto levante suspiros y remembranzas… 

martes, 27 de diciembre de 2016

La casa que nunca terminaron

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural

Dice el poema “Las cosas viejas, tristes, desteñidas, /sin voz y sin color, saben secretos/ de las épocas muertas, de las vidas/ que ya nadie conserva en la memoria, /y a veces a los hombres, cuando inquietos/ las miran y las palpan, con extrañas/ voces de agonizante dicen, paso, / casi al oído, alguna rara historia/ que tiene oscuridad de telarañas, / son de laúd, y suavidad de raso".


Sobre la calle de Bernardo Reyes en el barrio de la Capellanía allá en mi Solar Poniente, había una casa con hermosos detalles. Pero solo tenía su fachada altiva. Un acceso para los carruajes, una puerta principal con arco de medio punto y jambas finamente labradas, con dos ventanales en lo que seguramente colocarían los enrejados. Sin techo, solo un solar que parecía llegar hasta el Cerro del Fraile. La obra humana parecía inerte, pero no la vida que prodigaban los vetustos árboles del patio y una vegetación que crecía por el agua de la acequia. Las aves cantaban y revoloteaban extrañando a la feliz pareja que un día iban a residir en esa finca. Las historias de amor no siempre terminan bien. El novio le prometió una casa hermosa para que en ella formaran su familia y los niños crecieran. Con rincones húmedos y frescos para que anidaran las golondrinas. Poco antes de la boda ella enfermó y ya no se recuperó. En vez de una ceremonia nupcial el sacerdote dio los santos óleos y una misa de cuerpo presente. 

El amante fiel ya no quiso vivir. Dejó la casa inconclusa, como un testimonio de amor que nunca cristalizó. Lo que habían levantado se quedó triste, esperando que alguna vez su grandeza retornara. El novio ya no quiso habitar el nido, ya no se supo más de él. Solo los sillares tan fuertes colocados encima de unas rocas duras, hablaban de lo que pudieron ser. Las lluvias torrenciales del Gilberto dañaron el muro y éste se vino abajo, como una comparación del amor que alguna vez se juraron unos jóvenes y no pudieron confirmarlo en la Tierra, pero seguramente sí en el Cielo. 

viernes, 16 de diciembre de 2016

Cosas y casos de Canoas

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


El 16 de diciembre de 1934 allá en la Sierra de Canoas, un grupo de rebeldes al mando de Paulino y Refugio González enfrentaron a una partida de federales lidereada por el coronel Arnulfo Palomera López. En la disputa murieron los primeros. Posiblemente este episodio se dio cuando los campesinos y jornaleros amparados por las leyes agrarias, comenzaron a quedarse con las tierras pertenecientes a medianos y grandes propietarios. Ya desde tiempos de Plutarco Elías Calles sucedieron muchas invasiones a predios en territorios aledaños a los estados de Coahuila y Tamaulipas, de donde se decía, recibían apoyos de parte de su gobernador. 

jueves, 15 de diciembre de 2016

Los efectos de la Influenza Española

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


El 15 de diciembre de 1918, las autoridades de salubridad declararon controlada una enfermedad llamada “La Gripe Grande”. Efectivamente hubo una pandemia de gripe en todo el mundo durante el año de 1918. Le llamaron la “epidemia de Influenza española”, porque fue cubierta por la prensa en España que no participó en la guerra mundial y por lo tanto no censuró la información sobre los daños. Dicen que fue tan mortal que lo mismo afectó a seres humanos como perros y gatos. La cantidad de muertos oscila entre los 20 y 40 millones de humanos. También afectó a México y al noreste. Se referían a la enfermedad como “trancazo” o “abrazo de Carranza”, debido a los catarros surgidos un año después de que don Venustiano se hizo del poder. La gripe terminaba con la vida de las personas en tres días. El paciente sufría una hemorragia nasal con sangre, fiebres altas y apareciendo unas manchas en los pómulos. Los médicos sentenciaban que los pulmones quedaban endurecidos por la flema sanguinolenta. Como una forma de evitar su propagación, cerraron lugares públicos para desinfectarlos. Aquí en Monterrey murieron poco más de mil 500 personas. Pero el día 22 de octubre fallecieron 103 personas por la enfermedad.

martes, 13 de diciembre de 2016

Santa Lucía de Monterrey

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


"A menudo me recuerdas a alguien, tu sonrisa la imagino sin miedo". Los pobladores ibéricos tenían la costumbre de llamar a los pueblos de acuerdo al santoral del día y si no, recurrían a santos más conocidos como San José, Santiago, San Pedro o alguna devoción mariana. Y hoy es día de Santa Lucía. Y posiblemente, lo digo porque al parecer no hay fuentes que lo comprueben, un día como hoy 13 de diciembre pero de 1577 Alberto del Canto estableció el Pueblo o Villa de los Ojos de Agua de Santa Lucía, en un sitio que debió ser muy bonito. Al menos unos cuatro arroyos de considerable tamaño y profundidad, venían de distintos puntos que se pueden ubicar en planos antiguos: uno desde el Barrio del Mediterráneo que seguía al oriente hasta entroncar en la llamada Presa Grande (en la actual Juan Ignacio Ramón), otro que seguía por la calle de 15 de Mayo y otros dos que nacían, uno en la confluencia de las calles de Morelos e Hidalgo y otro en el Ojo de Agua situado en la esquina de Zaragoza y Allende. Todos esos arroyos agarraron tanta agua en 1611 que debieron deshabitarlos para poblar otro pero cercano al Río Santa Catarina. Y aunque no lo crean, todavía hay agua en el subsuelo de Monterrey, en el verdadero barrio antiguo que ya no tiene vestigios ni testimonios correspondientes a las fundaciones de Alberto del Canto como de Diego de Montemayor. "Vamos al parque, entra en mi vida, sin anunciarte, abre las puertas, cierra los ojos, vamos a vernos, poquito a poco, Santa Lucía..."

lunes, 12 de diciembre de 2016

Cinco reyistas asaltaron La Fama

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Un 12 de diciembre de 1911, llegaron a La Fama cinco hombres a caballo y armados hasta los dientes, para proclamar al General Bernardo Reyes como candidato a la vicepresidencia de la República. Se llevaron algunos bienes de los negocios, entregando recibos de los mismos. En abril de 1911 Reyes uvo una entrevista con Madero, quien le ofreció el Ministerio de Guerra. Los simpatizantes maderistas le advirtieron del actuar de Reyes, que buscó la presidencia de la República por su cuenta, Al no encontrar ayuda salió a San Antonio en donde regresó el 4 de diciembre de ese año para iniciar una rebelión que no tuvo el apoyo deseado. Reyes finalmente se entregó el 25 de diciembre en Linares, para luego ser trasladado a la Ciudad de México en donde participó activamente en la Decena Trágica en febrero de 1913. 

lunes, 5 de diciembre de 2016

Remembranzas de la Infona Huasteca

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


De la montaña bajan muchos arroyos, que agarran agua cuando los culebrones azotan las laderas y relices. Para evitar inundaciones en las casas construyeron un tajo por encima de la Infona de arriba como le decían. Entonces el cauce bajaba más controlado por la avenida Montaña o por los Garzas. Allá dejaron un sector sin construir, eso si, con los andadores, escalones y divisiones propias para hacer una nueva colonia. Las oficinas estaban por ahí y fueron destinadas para una biblioteca que recibió el nombre de Jorge Treviño Martínez. Desde ahí el espectáculo era maravilloso. Los amaneceres, los atardeceres, las noches. Si San Pedro Garza García tenía su Chipinque, aquí le llamamos Chipinquito. Lugar de reunión para enamorados y citas prohibidas, hasta que llegaban las granaderas o patrullas a interrumpirlos. La última sección nunca se construyó. Pero les dieron por hacer unos multifamiliares que están aún sin ocupar. Luego establecieron algunas colonias allá arriba y el tajo se convirtió en la avenida Alberto García Guzmán. Mas la autopista terminó de dañar el entorno. Todo el material que quedó, las lluvias torrenciales lo arrastraron hasta las infonas y las colonias nuevas. Otra postal nostálgica para aquellos que llegaron a poblar y vivieron en las infonas. 

domingo, 4 de diciembre de 2016

Los inicios de la Infona Huasteca

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


En 1974 comenzó a construirse una serie de casas en la ladera de la Sierra de la Ventana, en terrenos antiguamente considerados de agostadero para la Comunidad de Accionistas de Santa Catarina. Al poniente del Camino a la Huasteca llamado Miguel Alemán, por donde aún se podían ver algunas quintas y fincas de descanso y la famosa Casa de Piedra. Al norte un arroyo que baja por la Loma del Frijolillo y al sur con terrenos de la comunidad de La Huasteca. Por ese lugar bien se podían apreciar dos sitios, la Raya y la Piedra Mesa. Al primer sector le llamaron Infonavit Huasteca, que comenzó a poblarse en el verano de 1977. Las casas podían ser para una familia, para dos o hasta tres, a las que se accedía por calles que llamaron andadores y honraban la memoria de las antiguas tribus bárbaras del noreste. La avenida principal dedicada al temible jefe caudillo Huajuco. Con áreas comunes en donde instalaron juegos y en las las laterales lugares para estacionamiento. Esta imagen nos la manda Pedro C. Moreno a quien le agradezco su gentileza. 

sábado, 3 de diciembre de 2016

"Los Areneros" del Río Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Con las lluvias torrenciales del Beulah en 1967, la "venida del agua" que bajó por el Río Santa Catarina fue tan destructiva que dejó varios puntos inundados por los lugares que pasa. El cauce del río que limpiaron desde tiempos de Morones y Rangel Frías quedó repleto de piedra, arena y cascajo, lo cual atrajo a muchos vecinos a trabajar en el plan del río en donde la Secretaría de Agua y Recursos Hidráulicos les permitió asentarse. Ahí levantaron sus viviendas, desde Corregidora hasta San Isidro-La Fortaleza. Por el trabajo realizado les llamaron "los areneros". Gente trabajadora que poco a poco fueron urbanizando la banda sur del río de mis ancestros y que dieron origen a colonias como la Jesús M. Garza, La Barrica, La Fortaleza y San Isidro. La avenida Morones Prieto en los 80 llegaba hasta la colonia Balcones del Carmen, luego llegó hasta Santa Bárbara y Corregidora entre 1988 y 1990. Ya con la UDEM su extensión tocó hasta los límites entre ambos municipios y en diciembre de 1991, siendo gobernador Jorge Treviño y alcaldesa Tere García, se hizo la ampliación aunque un poco rudimentaria pero transitable hasta La Huasteca. En la imagen vemos un paisaje correspondiente al sector, con algunas casas y los terrenos en breña. Con un ríachuelo que quedó de aquellas lluvias tan recordadas por quienes padecieron sus efectos catastróficos. 

viernes, 2 de diciembre de 2016

Un amanecer desde Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Para un arzobispo de nombre Alfonso Espino y Silva, los mejores atardeceres tenían que ver con el Sol del poniente, por donde el astro rey se oculta, allá por Sierra Madre y con rumbo al Saltillo. Pero, ¿qué me dicen de los espectaculares amaneceres? Estamos a casi 700 metros entre dos cadenas montañosas y al fondo el espíritu protector de los ancestros llamado el Cerro de la Silla. Había sitios especiales para apreciar por donde el Sol se manifiesta; surge altivo e imponente que tanto maravilló al gran Alfonso Reyes. El paisaje como una verdadera oración matinal, se podía admirar desde los techos de nuestras casas o de los miradores naturales que teníamos. Los de la Infona Huasteca como los de la Santa Martha y todos los que habitan cerca de la cordillera, podían congratularse de esa visión en donde reinan los claroscuros y Venus, considerada por los antiguos como la "estrella" de la mañana. Sin tanta luz mercurial y edificaciones majestuosas, solo la vista del ser humano que se hizo para ver a largas distancias, sin necesidad de acortarlas o enfocarlas. Hace unas semanas alguien me dijo. "eres afortunado en tener esa vista", ya no la tenemos. Tanta contaminación atmosférica como visual nos impiden maravillarnos con el don de la naturaleza que nos anuncia un nuevo día y la esperanza de aún estar vivos. 

jueves, 1 de diciembre de 2016

La Sierra de la Huasteca en 1968

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


En ésta postal tomada en 1968, vemos a una parte de la Sierra de la Huasteca, al pueblo de la Huasteca y enfrente a La Banda. Aún estaban las granjas y todo era monte, un breñal sin urbanizar. En casi 50 años todo ésto se pobló: la Infonavit Huasteca, luego otros sectores y recientemente el famoso Valle Poniente que hacen de Monterrey pero está en Santa Catarina. Luego de la Infona hicieron varios sectores residenciales y ahora les está dando por hacer multifamiliares y edifi...caciones con varios niveles. Y lo más extraño, una autopista que dañó toda la montaña y sus riquezas que están en ella. Esta imagen queda a la posteridad y da testimonio de cuando éramos un pueblo apacible, que no pasaba de 20 mil habitantes y ahora seguramente andamos en el medio millón. ¿Por qué no siguieron un orden urbano, sustentable y acorde a las montañas, el río, los pueblos, las tierras de cultivo y los terrenos de agostadero? 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Los marranos

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Hace tiempo el activista Toño Hernández me hizo llegar ésta foto de un marrano partido en dos, listos para hacer carnitas y chicharrón, asado, morcilla y chorizo. La tomó allá por Canoas en Santa Catarina. Dicen que “cochino matado, invierno solucionado”. Y que “el destino de un cerdo es engordar para luego morir”. Los que saben agarran a un marrano y lo amarran a un poste. Luego llegan los borrachos y le leen el testamento, mientras los niños reunidos le dan palmaditas de cariño. Un verdugo se acerca y le da una cuchillada en el corazón y lo dejan desangrar. Ya sin vida lo separan en partes, porque todo sirve: la cabeza, la manteca, las patas y hasta la cola que se la dan a comer el güerco mejor portado. El día de la matanza es una fiesta familiar, porque “cuando matan marrano o muere la abuela no van a la escuela”. En el siglo XV, les decían marranos a los cristianos nuevos en España y Portugal, los judíos y moros convertidos. Los árabes se referían al marrano como “cosa prohibida”. Para otros la palabra tiene que ver con “Marana tha”, expresión hebrea para decir “Ven Señor”. Para nuestra gente del campo, el marrano es el cerdo que ya ha dejado de mamar. Hoy matan a los marranos de una manera cruel. Pero no quiero tratar eso. Pero los antiguos antes de sacrificarlo rezaban: “Por San Andrés, grande o chico haz de caer” y “Por Santa Catarina mata a tu cochina”

lunes, 14 de noviembre de 2016

La Tienda Sorpresa y Primavera

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural

Hubo alguna vez un negocio considerado como el más importante y próspero de la región. Estaba ubicado en Escobedo entre Padre Mier y Matamoros. Se llamaba "Sorpresa y Primavera". Su dueño era don Manuel Cantú Treviño, originario de Salinas Victoria. Desde muy joven entró a trabajar en en una mueblería y tienda de ropa propiedad de don Patricio Milmo llamada "Nuevo Laredo". Con responsabilidad y mucho empeño, don Manuel se hizo socio de la compañía al cumplir 26 años en 1886. También trabajó en una casa comercial en Saltillo, en donde defendió los intereses del dueño, una vez que los quisieron robar. 


Desde muy joven fue muy previsor y ahorró hasta formar un capital de casi diez mil pesos que le permitió iniciar su propio negocio en 1891. Al iniciar el siglo XX se hizo dueño de la fábrica de Hilados y Tejidos de La Leona. Decían que su fortuna llegaba al millón de pesos oro. Lamentablemente un incendio acabó con el majestuoso edificio en el mes de mayo de 1925. Cuentan que una noche, algún envidioso puso un gato al que prendieron fuego y corrió por toda la tienda que sucumbó ante el voraz siniestro.

domingo, 13 de noviembre de 2016

La leyenda de la viejita y el manto verde

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


No todas las leyendas son trágicas o nos hablan de las ánimas en pena. Una bella joven que vivía por el rumbo del Barrio del Roble, perteneciente a una familia más o menos con buena posición social, quedó enamorada de un arriero que radicaba por el mismo rumbo. La joven había perdido a sus padres, pero estaba al cuidado de su abuela paterna. La cuidaba tanto que buscaba estar cerca de ella, cuando iba a misa al templo o de paseo. Eso al galán no le importaba y se daba tiempo para verla. Cada noche, cuando la viejita estaba dormida, los novios se quedaban platicando, con tan solo una reja que los separaba pero que los mantenía cerca, una en frente del otro. Una buena noche, decidieron la huida de la muchacha. Ella acordó llevar un manto verde para identificarse entre la gente. Su abuela salía todos los días a misa de cinco, y esa sería la hora oportuna para escapar. Pero la abuela tomó el manto de la nieta, que fingía dormir para no acompañarla. El enamorado galán fue al templo y cuando los fieles salieron de la misa, al identificar el manto arrancó con su caballo, la tomó en sus brazos y la subió en ancas, pero en el primer farol encendido se dio cuenta de la confusión. En lugar de la novia era la viejita. Cuentan que la abuela iba eufórica en brazos del jinete. En la primera oportunidad la bajó y no esperó más ni escuchó las cosas que le gritaban. Parece ser que por pena o vergüenza, ya no regresó por su novia. Me faltó leerles esta leyenda porque me cortaron el tiempo de participación.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Comienza la rebelión contra Benito Juárez en Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Nomás para que vean como se las gastaba el Gral. Jerónimo Treviño. Indudablemente era de armas tomar. Se declaró partidario de don Porfirio Díaz y se rebeló en contra de don Benito Juárez. Por eso antes de dejar la gubernatura el 4 de octubre de 1871, le pidió al alcalde de Santa Catarina don Andrés Guerra: "situar inmediatamente una avanzada en el punto de Las Escaleras y cuide que la avanzada que está en la Boca del Potrero (en el actual Cañón de Santa Catarina) cumpla con su deber pues han pasado varios individuos desconocidos". ¿Y de dónde era don Jerónimo Treviño?, pues de Cadereyta Jiménez. 

lunes, 31 de octubre de 2016

Dedicado a la "Muerta" de la Cuesta de los Muertos

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Para algunos, un fantasma es una emoción torcida condenada a repetirse a sí misma, una y otra vez hasta corregir el mal que sufrió o fue hecho. Un espíritu errante que no acepta su condición, atrapado en un espacio en el cual pretende revivir su pasado. Como la llamada “Muerta” que se aparece por la Cuesta de los Muertos: “Señores pido permiso pa´ cantar este corrido, lo que le pasó a un trailero en la sierra de Saltillo.  Al cruzar la guardaraya de Coahuila y Nuevo León, a una mujer muy hermosa el trailero levantó, le preguntó por su nombre y que cual rumbo llevaba, voy a ver a mi familia que ya espera mi llegada. Cuando pases esas curvas maneja muy con cuidado, hay curvas muy peligrosas, no te vaya pasar algo”. Cuentan que en Ojo Caliente ven a una joven que pide “raid”. Y si no la quieren llevar, la muy confianzuda se aparece en el vehículo. Pasan las curvas en el tramo, luego la muchacha pide bajarse en Casa Blanca y señala su casita en Rinconada.  Según el corrido “Hace un año en estas fechas en esa curva chocó, se alcanzó a salir del carro y unos pasos camino, desde entonces se aparece pero ya sin esperanza, haciendo siempre el intento de llegar aquí a su casa”. Por eso la bella figura da confianza a los conductores, quienes no dudan en detenerse para subirla. Una vez la neblina no me dejó pasar. Me detuve en Casa Blanca, salí del auto pensando en la muerta. Tenía la esperanza de que se apareciera y saber de ella. Primero bajó la neblina y no llegó. Pero el fantasma se sigue apareciendo al menos en el corrido: “Ya con esta me despido esto es una historia cierta, esto le paso a un trailero que le dio raid a una muerta”. 

miércoles, 26 de octubre de 2016

De apariciones fantasmales

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Como en muchas partes, en Santa Catarina hay relatos de espectros y figuras fantasmales que recorren las calles y se aparecen en casas antiguas o en los templos más viejos de La Fama y de la cabecera municipal. Según pláticas, han visto hasta una llorona por donde alguna vez hubo una acequia o arroyo. Quienes las han visto aseveran que les llama por su nombre o los cautiva con tan solo verla. Por ejemplo sabemos de doña Cleotilde la barredora que se aparece en la parroquia y la plaza. Otros han visto a una dama que camina por el Río Santa Catarina, desde Corregidora hasta el puente de la calle Zaragoza. Y otros también refieren a la señora que transita por el viejo trazo de la acequia que va desde La Huasteca hasta el centro de Santa Catarina. Dirán los lectores que son supersticiones y encontrarán una justificación más verosímil a sus apariciones. Un vecino de La Fama llamado Benito Ramos me mandó ésta imagen, se las dejo para que la vean. Precisamente corresponde a ese pueblo. Yo vi a doña Cleotilde hace muchísimos años y me recordó a ella. 

jueves, 13 de octubre de 2016

La Plataforma Huasteca 2000

Antonio Guerrero Aguilar/ Narrador y promotor cultural


Un 12 de octubre del año 2000, el entonces presidente de la República Ernesto Zedillo, el ex gobernador Fernando Canales y siendo alcalde de Santa Catarina Alejandro Páez Aragón, inauguraron una gran explanada llamada "Plataforma Huasteca 2000". En ella se presentaron grandes conciertos, en especial por la cantidad de asistentes que lograron reunir y los espectáculos que trajeron al sitio. La gente de las comunidades se quejaron porque a veces había tantos vehículos como personas en los alrededores que no podían pasar. Los ecologistas y activistas advirtieron del daño que hacía al entorno por la basura, el ruido y la inseguridad y actos delictivos que se podían generar. Si de por sí decían que teníamos la cantina sin techo más grande de Nuevo León. Los montañistas no podían realizar sus travesías por las rutas de las montañas. Incluso pusieron a los guardias del parque, para que hicieron una cacería de burros, evitando que se fueran a comer el pasto que pusieron. Pero había derrama de recursos, al menos por los permisos que otorgaban tanto en el Estado como en el municipio. Las lluvias torrenciales del Emily en el 2005 dañaron la explanada, pero le dieron mantenimiento y volvió a funcionar, hasta que llegó la tormenta Alex en 2010 y el río de mis ancestros reclamó su cauce y para dejar testimonio de su paso, limpió el área y dejó un paraje con agua abundante. Alguna vez Alfonso Reyes sentenció que la historia de Monterrey se divide en dos: en cuantas veces hemos tratado de vencer al Río Santa Catarina y en otras veces que el río nos ha vencido. Pero hay personas que representan oficinas públicas que no entienden, no saben, no conocen la historia del gran Río Santa Catarina. A ver cuánto les dura el gusto y los permisos. 

miércoles, 12 de octubre de 2016

Cuando Santa Catarina juró lealtad a la Independencia de México

Antonio Guerrero Aguilar/ Narrador y promotor cultural


¿Cuando se hizo la primera ceremonia oficial de la Independencia de México en Santa Catarina? Bueno, me refiero a la del 27 de septiembre de 1821, cuando don Agustín de Iturbide junto con Vicente Guerrero y el glorioso ejército trigarante entraron a la Ciudad de México. Un 12 de octubre de 1821, el cabildo de Santa Catarina, que solo tenía un alcalde (Joaquín García), dos regidores, un síndico procurador y el secretario del Ayuntamiento (el único que cobraba 100 al año) se reunieron en la plaza de Armas. Juraron lealtad a la Independencia de México, dijeron mensajes alusivos, hubo música, baile, salvas de artillería y hasta juegos de pólvora. Hace 195 años de ello y les aseguro que les pasará de noche ésta celebración. Como dijo aquel que ya no está y cobró su buen sueldo: "¡es que Ustedes festejan hasta donde se le ponchó la llanta a Benito Juárez!" Ah que insensatos y faltos de memoria, pero sobre todo sin ganas de conmemorar nuestras fechas que dan significado al nacionalismo histórico. Pero la quincena esa si la recuerdan cada vez que llega... 

viernes, 30 de septiembre de 2016

Las tierras de El Pajonal


Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


El 30 de septiembre de 1944, llegó un oficio tanto al municpio como a los vecinos de El Pajonal. Una resolución avalada por el entonces gobernador Arturo B. de la Garza y el secretario general de gobierno el Lic. Eduardo Livas, negaron la dotación de tierras para formar el ejido.De todas la comunidades situadas al interior del Cañón de Santa Catarina, solo se pudo establecer legalmente un ejido, el de Los Nogales. Hace poco me preguntaba un ganadero: "¿oye, a poco Santa Catarina tiene ejidos?". Le contesto que sí, uno. Bueno, ya no es, lo vendieron hace unos años. El resto de las comunidades tiende a desaparecer y las labores agrícolas o ganaderas, son de subsistencia y apenas para mantener viva la tierra que un día les dio todo. 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

El pan nuestro de cada día...

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Ya es otoño. Tiempo para meditar, reflexionar, prepararse al fin de año que llega tan rápido. Para muchos el inicio de fiestas y reuniones. De tardes nostálgicas, frescas que invitar a “musguear”. Dicen que las penas con pan son buenas y seguramente tuvimos muy buenas panaderías que se perdieron porque sus artesanos se fueron o sus hijos no quisieron continuar con la tradición. Así como Bustamante, Villaldama, General Zuazua, Marín, Hualahuises o García, o el vecino municipio de Ramos Arizpe; en Santa Catarina también se hizo muy buen pan. En los censos del siglo XIX aparecen negocios con “panaderos”, capaces de surtir el pan nuestro de cada día. ¿Cómo sería?, ¿a qué sabían?, ¿Cuál era su forma?. Lo cierto es que alimentaban, gustaba y sabía a pan. Por ejemplo, la familia Macías Rodríguez tuvo una panadería por muchos años en la esquina de Manuel Ordóñez e Hidalgo, a un lado de la casa parroquial desde fines del siglo XIX y parte del siglo XX. Muchas casas tenían sus hornos para prepararlos Desde que tengo uso de razón, me fascinaba ver las canastas repletas con pan francés, volcanes, campechanas y marranitos y otras variedades. Cuando llegaban a repartirlo a las tiendas o nos lo daban generosamente en los desayunos escolares. Estaba tan duro y “corrioso” pero sabían a gloria. Esta foto me la mandó una lectora. Aparece su abuelo don Jerónimo Martínez Ayala, un prominente vecino dedicado a los negocios que vivió sobre la calle Zaragoza, entre Ocampo y Manuel Ordóñez. Es el séptimo de derecha a izquierda. Solo dice “panadería El Sol, enero de 1925”. Seguramente se trata de una reunión de "año nuevo". Recordé las famosas “hojarascas”, que representaban las hojas que caen en el otoño y dan origen a las meriendas para probarlas. “Los maderos de San Juan, piden pan y no les dan…” 

domingo, 18 de septiembre de 2016

¿Y cuantos Monterrey existen?

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


Si le preguntamos a un mexicano cuantos lugares existen que lleven el nombre de Monterrey, seguramente les dirán que la capital de Nuevo León se llama Monterrey. Pero fuera de México hay cuatro más: un municipio de la provincia de Orense, Galicia en España; se llama Monterrey, aunque ellos lo escriben Monterrei. Es un pueblo medieval, sede del condado que luego dio nombre a nuestra ciudad de las montañas. Hay otro Monterrey en Colombia, un muni...cipio ubicado en el departamento de Casanare en los que sobresalen algunos accidentes orográficos. En California tenemos a otro Monterrey (en inglés y oficialmente se le escribe como Monterey). Fue cabecera del condado de Monterey, California. Cuentan que una vez Alfonso Reyes dijo que había dos regiomontanos universales, Emanuel Kant y Servando Teresa de Mier Noriega y Guerra. Obviamente le señalaron que Kant no nació en Monterrey, por lo que Reyes doctamente les contestó que Kant nació en Königsberg, la antigua capital de Prusia Oriental, cuyo significado literal en alemán antiguo es “Montaña del Rey”, o lo que es lo mismo: El Monte Rey.

viernes, 16 de septiembre de 2016

El Arco de la Independencia

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e historiador


En 1910 se inauguraron importantes obras escultóricas y de beneficio social por todo el país. El entonces presidente Porfirio Díaz quería perpetuar la gesta heroica iniciada por el Padre Hidalgo. Aquí el gobernador Bernardo Reyes mandó construir éste arco en la confluencia de dos grandes ejes que propusieron un desarrollo urbano: las avenidas Unión y Progreso, hoy Madero y Pino Suárez. Consta de un arco simple de 25 metros de altura y construido con piedra de cantera rosa. El proyecto estuvo a cargo de arquitecto ingles Alfredo Giles, el arquitecto Pedro Cabral fue el encargado de la construcción del monumento. En su base colocaron diversas placas de mármol: “A los que en cien años han venido defendiendo y elevando la nacionalidad mexicana”. En la parte superior dos águilas de bronce represen el escudo nacional, en su clásica pose devorando a la serpiente. En todo el conjunto sobresale una victoria con una corona de olivo en la frente, blusa desgarrada y busto a la intemperie; que sostiene en lo alto una esfera negra con parte de una cadena rota y la inscripción de “México”. Con su mano derecha sostiene una corona con la otra parte de la cadena, representando así la ruptura de México con la monarquía española. La gente se refiere a ella como la “La Mona del Arco” y fue realizada por la compañía W.H. Mullins en 1909. Mide 4.80 metros de pies a cabeza, 6 metros tomando en cuenta el brazo levantado y tiene un peso de casi tres toneladas. Como suele suceder, hay personas que no pueden aportar nuevos proyectos y se les ocurre valerse de lo que ya tenemos para cambiarlo o darle otro sentido. No estoy de acuerdo en su traslado ni a la macro ni a la fundidora. 

lunes, 12 de septiembre de 2016

El poema del guardia enamorado, 1835


Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e investigador


Siguiendo con notas de enamorados quiero compartir ésta. Hago la aclaración que no la encontré yo y ya se ha publicado en otros sitios. Pero por la rareza y el contenido del poema se hace digna de considerar una y otra vez. Lo pueden leer en el Archivo Municipal de Monterrey con el título siguiente: "Portada de Policía 1841". En la siguiente hoja está un poema, que seguramente un vigilante le dedicó a su amada: 
"Observa, Celia, el azulado cielo
Con lo meteoros sin fin que resplandecen?
Observas también el fuerte vuelo
Absorto contemplaba tu hermosura
Cual observar el ancho cielo
Y como el fuerte y presuroso vuelo
Del objeto que mueve mi ternura.
Atónito miraba la ternura
De tu rostro divino y placentero
Cuando! mi corazón turbado entero
¡Ah! lanzarse a besar tu boca pura".
El documento está fechado el 25 de mayo de 1835 y lo pueden ubicar en el AHM Colección Correspondencia Volumen 82 Expediente 51.(Cronista Norestense)

La Sociedad Recreativa Terpsícore

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e investigador

Terpsícore es la musa de la danza. Cuando se puso de moda la música de "salón" durante el porfiriato, se fundaron sociedades recreativas para congregar a jóvenes y adultos, alrededor del baile, la música, la convivencia y cuando se podía o debia, apoyar alguna causa justa. Hubo una aquí en Santa Catarina, cuyo presidente era ni más ni menos que Jesús Macías Guerra y el secretario Gerónimo Martínez Ayala. En ésta invitación convocan a un baile a las 8 de la noche en la casa de la Señorita María Rodríguez situada por la calle Colón no. 71, "para conmemorar la glorioso fecha del 16 de septiembre". Corresponde a la fecha del 16 de septiembre de 1913, en pleno auge de la revolución constitucionalista. Ignoro cómo estuvo, pero vemos que los jóvenes organizaban éste tipo de reuniones aún y cuando las cosas estaban complicadas. Hoy se hace la fiesta el 15 por la noche, todo el cabildo y el republicano ayuntamiento, perdón, el gobierno municipal se reúne en el palacio. Tienen noche mexicana, se la pasan muy bien. El pueblo en el baile de la plaza, la cual luce radiante por única vez en todo el año. Al día siguiente tienen desfile, sencillo pues ellos dicen que las escuelas no tienen tiempo para organizarlo. Terminan temprano y ya no los vemos hasta que concluye el puente. Y "noche mexicana" en nuestras casas. Lo que no cambia es la actitud y la intención de conmemorar la noche del Grito y el inicio de la gesta heroica que los insurgentes comenzaron en la madrugada del 16 de septiembre. Aunque las cosas se presenten adversas, la expresión de nuestra mexicanidad se hace patente. ¡Qué viva México!

domingo, 11 de septiembre de 2016

Leyenda: "la virgen escondida"

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor e historiador


Durante la ocupación francesa a Monterrey, una señorita de apellido Buentello conoció a un distinguido oficial extranjero. Pronto la amistad se hizo un idilio que no fue bien visto por los padres de la novia. Al respecto escribió don Pepe Saldaña: "El amor no tiene nacionalidad, ni distingue circunstancias, se ama porque sí... Y la señorita Buentello amaba; eso era lo único que sabía, porque lo sentía muy adentro de su joven corazón. Contrariaba a sus padres, ...es verdad; pero no era ella, algo más grande que ella misma la sujetaba y la obligaba a proceder así. Más de una vez de rodillas ante la Virgen de la Purísima, le había pedido que intercediera ante ella...."


Una noche el oficial platicaba con ella a través del enrejado de su casa situada por la calle Rayón en Monterrey. Lo hacían discretamente para que sus padres no se dieran cuenta. De pronto un disparo rompió la quietud de la noche. El comenzó a sujetarse con más fuerza a las rejas, hasta que quedó a sus pies. Muy apenas musitó "te amo", para caer sobre su sangre. Ella salió para verlo. Se dio cuenta que estaba muerto. Como señal de dolor y amor, le quitó el jazmín manchado de rojo que le había dado y lo besó. Pasó el tiempo, nunca más vieron a la joven. Quedó encerrada en su casa y solo recordaba al amor de su vida en un camafeo que contenía el retrato de su amado y del jazmín que los unió en aquella fatídica noche. El enrejado desapareció, taparon la ventana y nunca más la volvieron a ver. Los vecinos se referían a ella como "la virgen escondida".

viernes, 9 de septiembre de 2016

La Escuela Secundaria Lic. Raúl Rangel Frías de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ SNHGE, A.C.


El 8 de septiembre de 1961 iniciaron los cursos de la escuela secundaria, que orgullosamente honra la memoria del entonces gobernador del Estado, don Raúl Rangel Frías. Si alguien quería o necesitaba continuar sus estudios, debía inscribirse en Monterrey. En cierta forma, eso contribuyó para que las autoridades municipales tomaran la decisión de pedir la instalación de una escuela secundaria. Algunos conocidos me dicen que la primera dama doña Juanita Elizondo de García, hizo promoción de casa en casa, buscando alumnos para que fueran al plantel. Y aún así batallaron para formar un grupo, pero lo hicieron. El primer director fue el profe Leonardo Bernal Eguía. Este plantel estuvo hasta 1969, cuando construyeron el otro edificio allá en la calle de Morelos, entre 15 de Mayo y Simón Bolívar. Solo una cosa no acepto: ¿era necesario construirla sobre el cruce de las calles de Manuel Ordóñez, Constitutición y Ocampo? Pero conste, solo son apreciaciones mías y errores son del tiempo, no de España como dicen popularmente. En 1968 la Escuela Superior Mixta ACCO cambió su nombre a Dr. Edelmiro Rangel, fue cuando los dos nombres de dos ilustres personajes, uno de Santa Catarina y el otro de Monterrey, quedaron enlazados también en dos escuelas. Ayer la escuela Rangel Frías secundaria cumplió 55 años. Y debemos atribuir ese logro a don Librado García y a doña Juanita Elizondo de García. ¿Alguien sabe si prepararon baile del recuerdo para festejar? 

miércoles, 24 de agosto de 2016

Cuando murió don Martín de Zavala

Antonio Guerrero Aguilar/ Historiador y promotor cultural

El 24 de agosto de 1626, Martín de Zavala llegó a Monterrey para convertirse en Gobernador y Capitán General del Nuevo Reyno de León, cargo que ocupó hasta su muerte el 8 de agosto de 1664. Estableció dos villas, la de San Gregorio de Cerralvo y la de San Juan Bautista de Cadereyta. Quiso hacer efectiva la posesión territorial y jurisdiccional del Nuevo Reyno de León, buscando establecer una población en lo que había sido la Villa de la Nueva Almaden (actual Monclova) y otra en Matehuala que perteneció a nuestra jurisdicción hasta mediados del siglo XVIII. Invirtió y apoyó con sus recursos y durante los 38 años que fue gobernador no tuvo ganancias. Antes embargaron sus bienes y desatendieron las misiones y pueblos de indios que había promovido. En entonces virrey trató con ingratitud todo lo que había logrado en beneficio del Reyno.

martes, 23 de agosto de 2016

Otra de mujeres heridas en la Cuesta de Carvajal...

Antonio Guerrero Aguilar


El 6 de septiembre de 1863 llegó una brigada a Santa Catarina al mando del general Julián Quiroga. Con ella venían unas mujeres que fueron heridas en el rancho de Carvajal. Mandaron traer a Juan Saldívar que sabía algo de medicina, pero ante la gravedad del asunto; prefirió no intervenir y solicitó su traslado hasta Monterrey. Algunos testigos residentes en la Cuesta de Carvajal, dijeron que las cuatro damas venían atrás de la tropa. El alcalde Mariano Rangel hizo las averiguaciones pero los soldados no quisieron hablar. Unos dijeron que solamente oyeron disparos que les provocaron daños a las mujeres. Una de ellas estaba embarazada y tenía una herida por la espalda. Otra tenía el orificio de bala arriba de la cintura. Al ser cuestionadas dijeron que seguían a la tropa; porque una seguía a su esposo y la otra al hijo que habían sido muertos en una acción en Puebla. Se sumaron al contingente para regresar a la Villa de Santiago de donde decían ser originarias y procurar el pago por sus servicios. Para mantenerse preparaban las comidas como “vianderas”. Cuando arribaron a Monterrey, las llevaron al hospital para ser curadas. Quiroga aceptó la culpa. Dijo que les disparó solo para asustarlas pero que no les hizo daño. Ya les había advertido de que no quería verlas entre su gente. Una de ellas dijo llamarse Cayetana Lara, originaria de Tepeji del Río. La otra se llamaba María Juana Lugo, originaria de México, sobrina de una de las heridas, quienes formaban parte de un grupo de mujeres que estaban juntas en la mañana cuando fueron a dispararles. Afortunadamente el doctor Gonzalitos sanó sus heridas y finalmente dio la parte de que los daños sufridos no eran de riesgo. 

lunes, 22 de agosto de 2016

Encuentran a mujer muerta sobre el camino a Saltillo

Antonio Guerrero Aguilar/ Historiador y promotor cultural


El 12 de junio de 1830, el alcalde de Santa Catarina Teodoro García, escribió una carta al gobernador don Joaquín García, en el cual le da parte del hallazgo del cuerpo mutilado de una mujer en el camino que va de Monterrey a Saltillo. Un vecino llamado Joaquín Mireles encontró al cadáver de una mujer desnuda y sin cabeza, con múltiples heridas causadas por un arma blanca, por lo que dio aviso a un regidor del ayuntamiento,. El sitio donde estaba el cadáver se llamaba Charco Verde. Por ese rumbo Mireles tenía una casa y Julio Morales un jacal. Acudieron el regidor y dos vecinos para dar fe del asesinato: “el espectáculo más lastimoso que en otros tiempos se ha visto, habiendo seguido el mismo regidor la huella de sangre hasta a distancia de diez pasos, donde estaba cubierta la cabeza de la difunta y tapada con unas lechuguillas, la cual regresó y en unión del cuerpo lo trasladaron a la cárcel de este pueblo donde se ha tenido públicamente para ver si se conoce persona de las que paran a verlo”. No sabían la identidad de la mujer ni quien le había quitado la vida. Mandaron correos a Saltillo, Rinconada y otros pueblos avisando del macabro suceso. Ordenaron que diez miembros de la milicia cívica de Santa Catarina recorrieran todo el camino, explorando bosques y mogotes existentes entre Santa Catarina y Rinconada, acompañados con uno de los testigos que vieron un día antes a la muerta en el Charco Verde. El gobernador Joaquín García, consideró a “este crimen tan horrendo que la misma naturaleza se estremece al oírlo” y “dispuso” las averiguaciones correspondientes para ubicar al asesino lo más pronto posible. Desconozco si alguna vez dieron con el paradero de quienes arrebataron la vida a esa mujer, en un punto al que ubico posiblemente entre Santa Catarina y el Sesteo de las Aves.

martes, 9 de agosto de 2016

Otro monumento que destruyen y nos quitan

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina sin nombramiento oficial


Hoy 9 de agosto del 2016, de nueva cuenta nuestros servidores públicos cometieron el error de destruir un monumento de dos o tres piedras sobrepuestas. No tenía placas, no tenían inscripciones. Solo recordaba a una piedras que sacaron cuando estaban haciendo la colonia Infonavit Huasteca en 1976. Luego los vecinos y todos los que la vimos le otorgamos un sentido. Algo que nos unía, representaba, nos recordaba el barrio o la colonia donde vivimos o crecimos. Unión, fortaleza, origen. Qué sé yo. Los símbolos adquieren significado para lo que representa o relaciona a quien lo ve. Les dio por hacer una obra en un camellón. Quitaron árboles típicos de la región como mezquites. Unas palmas ya crecidas que al menos daban sombra. Lo peor es que tienen desde el año pasado y no la concluyen. No me quejé, para qué... A cada rato me imponen la dieta del agua y del ajo. Con el afán de modernizar, eficientizar y "servir" hacen lo que les viene en gana. Y si se equivocan, no pasa nada, vuelven a mandar; al cabo por eso son autoridades. ¿Qué harán? Una placita bonita con colores naranjas y azules. De veras que mal hacen. Y lo peor del caso es que tienen quién los aplauda y los apoye. No se vale. 

sábado, 6 de agosto de 2016

La inundación de 1933

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Un 5 de agosto de 1933, se presentaron unas intensas lluvias que desbordaron las aguas del Río Santa Catarina. Los periódicos de la época dan cuenta de al menos 2 mil damnificados en la ciudad de Monterrey. Según testimonios de algunos vecinos que vieron la tromba, La Huasteca, La Banda y La Fama sufrieron los efectos de las precipitaciones que dañaron casas y la escuela Benito Juárez que se cayó. 

lunes, 1 de agosto de 2016

El Monterrey que vio John Reese en 1846

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


John Reese llegó a Monterrey como parte del ejército ocupante de la ciudad en 1846. Sus memorias fueron publicadas en 1873 con el título de Memoirs of a Maryland volunteer. War with México, in the years 1846. “Estuve de visita en la ciudad. Como puede suponerse, mis primeros pasos los dirigí hacia la esquina en donde vi a algunos oficiales y hombres en el suelo. Parecía muy natural; las casas deshabitadas, las puertas abiertas, las paredes derrumbadas y destruidas; y todo, excepto los muertos y moribundos, el ruido ensordecedor y el tumulto de la batalla, eran tal como a mí me pareció la mañana del 21 (de septiembre de 1846)… De ahí me dirigí calle arriba, junto a la entrada del puente y examiné con cuidado la línea de defensa y sobre todo las barricadas. Aprendí una lección acerca de cómo se construyen éstas en las calles de Monterrey. No creo que se pudieran haber construido mejor o de manera más práctica. Me percaté que las calles estaban pavimentadas con rocas basálticas cuadradas, las banquetas eran largas y de losa nivelada. En muchas calles el pavimento había sido levantado por razones de defensa, en cada casa había parapetos de bolsas de arena, barricadas y baluartes en cada esquina… Visité la Catedral y me sorprendí al encontrar una iglesia grande e imponente. Su exterior e interior son dignos de una extensa visita… Trepé montaña arriba al oeste de la ciudad, hacia el edificio llamado “Obispado” o “Palacio del Obispo”. Me dirigí a la ventana desde donde había visto el primer enemigo saltar, cuando las tropas de Worth lo tomaron por asalto. La vista desde esta ventana era encantadora, la llanura y la ciudad anidada en su regazo se me venían a la cara; eran también visibles nuestro campamento y el camino por el cual entramos a la ciudad, y a mis pies podía ver el viejo fuerte grisáceo (la Ciudadela, en las actuales calles de Juárez y Tapia), del cual había sido retirado el armamento, pero guardaba la apariencia indudable de un veterano orgulloso de su proeza… Fue impresionante el número de hombres, no combatientes, que surgieron como arte de magia con el ejército de ocupación. De dónde salieron tan de repente después de la rendición, nadie podría decirlo, pero invadieron el lugar. Había tiendas americanas, alimentos americanos, bebidas americanas, tahúres americanos que desplazaron a los tenderos y gariteros mexicanos. Ellos siguen al ejército, nunca lo preceden. No pertenecen a ninguna parte.

sábado, 30 de julio de 2016

Cuando los franceses abandonaron Monterrey y pasaron por Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Un 27 de julio de 1866, el coronel Ruperto Martínez recuperó la ciudad de Monterrey, después de permanecer por casi dos años en poder de las tropas francesas.El regimiento leal y servidor al Imperio de Maximiliano huyó con rumbo a Saltillo. Entonces el coronel originario de Higueras, Nuevo León, dispuso que una fuerza considerable les diera alcance allá por el rumbo del camino que va por Santa Catarina. Los franceses pudieron escapar, pero pasaron por nuestro pueblo hace 150 años. No solamente el regimiento francés pasó por Linares y Santiago, ni mucho menos se quedaron a vivir con nosotros. Pero si les tocó batallar con vecinos de los alredodores que los molestaron durante su huida. 

domingo, 24 de julio de 2016

Ya tenemos el turibus que llaman "El Capitán"

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista sin nombramiento oficial de Santa Catarina


Con miras a los festejos del 420 aniversario de la fundación de Santa Catarina, las autoridades municipales abrieron la Primera Ruta Turística Cultural. Hace unos días hicieron la ceremonia para inaugurar el llamado turibus, al que llamaron “El Capitán”. Quiero suponer que se llama así en honor a don Lucas García, llamado en su tiempo como "el Capitán de la paz". Es un servicio gratuito, pero deben solicitar boletos en alguna parte de sus oficinas. La ruta inicia en el centro comercial El Paseo, llegan o rodean el monumento a “Santa Catalina Mártir”, repleto de publicidad, pasan de lado por el monumento a Lucas García; pues no se pueden detener debido al intenso tránsito vehícular de Díaz Ordaz. Recorren el teatro municipal en donde pueden apreciar las pinturas de Chuy Cortés. Luego la casa de la Cultura en La Fama, en donde espero sean bien recibidos; pues alguna vez una funcionaria impidió el acceso a personas de TV y Radio Nuevo León y a mí que pretendíamos grabar un programa. Hacía tanto frío y llovía que debimos hacer la grabación en la plaza. La joven fue tan grosera que ni siquiera conviene mencionar el nombre. Luego hacen la visita por el Blanqueo, de ahí al palacio municipal donde lo más rescatable es apreciar el mural de Manuel Frías. No sé por qué incluyen la torre administrativa pues no presenta gran cosa para visitarla, el monumento “La Puerta” que tienen cercado entre otros más. No sé cuales sean. El camión tiene cupo para 30 pasajeros y ojalá el cronista municipal o personas de ellos, puedan explicar y dar detalles de nuestra memoria e identidad que tenemos los santacatarinenses. En hora buena por la iniciativa, aunque incompleta, al menos es un intento por reconocer nuestra historia municipal. 

viernes, 22 de julio de 2016

El reloj en el campanario del templo de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Un 22 de julio de 1879, las autoridades contando con el apoyo de los vecinos de Santa Catarina, pusieron en marcha un reloj público en la torre del campanario del templo de Santa Catarina. Siete años antes (una persona de la que solamente sabemos el nombre), don Marcelino Tamez se dedicó a levantar este símbolo para clamar a Dios y llamar a los hombres y mujeres de buena voluntad. El campanario es una estructura con tres cuerpos. La base de piedra azul extraída de nuestras montañas, los restantes hechos con piedra de sillar. Descrito en su forma como de estilo toscano. Todo el conjunto mide 16 metros de alto. Hoy en día tiene su reloj, pero no funciona al igual del que tenemos en el palacio municipal. Hace unos 20 años los dos relojes funcionaban, le pagaban a una persona para que les diera mantenimiento; hasta que se dieron cuenta que al reloj del templo le faltaban piezas que luego ponía en el del ayuntamiento. Bueno, eso dijo alguna vez el sacristán, no me consta. Pero con tantos recursos que se invierten, ¿acaso no los pueden arreglar? 

viernes, 15 de julio de 2016

Recordando a la hermana Mirthala Almaguer Tamez

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Hace unos días falleció la Sor Mirthala Almaguer Tamez. Ella nació en La Fama, Nuevo León el 10 de marzo de 1949. Hija de Alonso Almaguer y Dolores Tamez. Estudió primaria y comercio en el Colegio Cantú Treviño de La Leona. En 1966 ingresó a la Congregación de las Religiosas Salecianas, Hijas de María Auxiliadora. Su formación religiosa la vivió en un convento en Coacalco, Estado de México y en la Ciudad de México. Profesó sus votos en 1970. Ese año fue enviada al Colegio Exc...élsior de Monterrey como maestra de preescolar, al mismo tiempo que estudiaba la escuela normal básica. En 1978 sirvió en el colegio saleciano en Reynosa, Tamaulipas y en 1981 al Colegio Dante Alighieri de la Ciudad de México en donde además de hizo cargo del departamento de economía. En 1985 fue nombrada directora del colegio Juan H. Sánchez de San Luis Potosí. En 1988 fue designada ecónomo general de su congregación, cargo que ocupó durante 9 años. En 1997 fue enviada de nueva cuenta a Reynosa. En el año 2000 fue llamada para hacerse cargo de la administración del Colegio Excélsior de Monterrey. Se le diagnosticó un problema de salud que llevó con ejemplo y testimonio por casi diez años. Descanse en paz la hermana Mirthala.