martes, 22 de diciembre de 2015

El Surgimiento de Rafael Calzada que un puente quitó

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de la Ciudad de Santa Catarina

Don Alfonso Martínez Domínguez fue gobernador de Nuevo León de 1979 y 1985. Siempre se refirió a Monterrey como una ciudad sucia y chaparra y para darle otra fisonomía al área metropolitana, buscó el apoyo de las principales empresas de la localidad para establecer una ruta escultórica llamada del Acero, del Vidrio y del Cemento, esto con la intención de unificar y embellecer el corredor urbano e industrial situado rumbo a la carretera a Saltillo. Para ello instalaron una serie de piezas escultóricas entre Santa Catarina, San Pedro Garza García y Monterrey. Todas ellas elaboradas con materiales producidos en las grandes empresas de Nuevo León. La materia prima hecha por nuestros obreros, convertida en los símbolos que han hecho grande a Monterrey y a sus municipios ahora conurbados, hasta consolidarla como la capital industrial de México. Desecharon las obras en vidrio por considerarlas peligrosas. La primera de todas, fue la obra monumental el “Surgimiento” de Rafael Calzada, colocada en 1978 en el camellón central situado en el cruce de Corregidora y Díaz Ordaz de San Pedro Garza García. Para ello hicieron una estructura cubierta con material hecho y donado por Cerámica Regiomontana. Parecía una flecha luminosa saliendo de la Tierra y orientándose al cielo. Una sección del arco iris, compuesta por cientos de mosaicos y azulejos de distintos colores. Un cuchillo de obsidiana apuntando al infinito. Esa estructura fue destruida en septiembre de 2012 para levantar el paso a desnivel entre Corregidora y Díaz Ordaz. Ya concluyeron el paso a desnivel, pero se falta algo, precisamente el Surgimiento de Rafael Calzada

No hay comentarios.:

Publicar un comentario