miércoles, 2 de diciembre de 2015

La colonia Industrias del Poniente

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina

De ser un municipio con una cabecera, algunas congregaciones y muchas comunidades agrícolas, durante la década de 1960 comenzaron a construirse los primeros desarrollos para vivienda de los trabajadores que tenían sus empleos en los corredores industriales de La Leona, Los Treviño y El Lechugal. Surgieron en ese orden las colonias Protexa, la Industrias del Poniente y la Unidad Habitacional Adolfo López Mateos. La primera formada por empleados de Protexa, siguiendo más o menos la línea de los empresarios que se adelantaron al programa de Infonavit; la segunda para obreros como empleados de muchas fábricas situadas entre La Leona y Santa Catarina y la tercera para familias que llegaron de otras partes para instalarse en la zona. El crecimiento demográfico parecía sacar del letargo a nuestra municipalidad que para 1960 contaba con apenas 12,895 habitantes y que llegó a 36,385 habitantes de acuerdo al censo de 1970. En terrenos dedicados a la agricultura, situado entre Los Arredondo, El Lechugal y la Acequia del Molino se construyeron doce calles a las que pusieron nombre de los meses del año. Con tan solo dos accesos: por la calle Leocadio Páez y otro por el callejón Galeana. A partir de 1966 y 1967 comenzaron a llegar las primeras familias para formar la conocida colonia de la “Industrias”. Muchos vecinos recortaban el camino haciendo veredas por los terrenos baldíos, en donde ahora está la colonia Aurora. Fue cuando una vecina ilustre del sector adquirió dos propiedades en la confluencia de las calles Abril y Septiembre para que los habitantes accedieran más rápido a la carretera Monterrey-Saltillo conocida como de Manuel Ordóñez. Esta fotografía me la mandaron hace tiempo, ya no recuerdo el nombre del generoso lector. Ahí están unos niños sobre la calle Diciembre que tenía pavimento. La parte sin pavimentar era Galeana. Es raro que una calle reciba el nombre de un lado y otro del extremo opuesto. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario