viernes, 18 de diciembre de 2015

A15 años del Trenazo de Los Treviños

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


El día de hoy quiero recordar a quienes padecieron la imprudencia y la falta de atención necesaria como para conducir adecuadamente en nuestras calles y avenidas, repletas de obstáculos. Cerca de las 6 de la mañana del 18 de diciembre del año 2000, un camión de la ruta 120 conducido por Víctor Hugo García Rivera que recorría desde la Unidad Habitacional Adolfo López Mateos de Santa Catarina a Monterrey, le quiso ganar el paso al tren sobre la vía de ferrocarril que está en el cruce de la avenida Cuauhtémoc; causando la muerte de 16 personas y dejando heridos a 17. Después del encontronazo, se escucharon gritos de horror y lamentos. En minutos el ulular de las sirenas de ambulancias, patrullas y granaderas. El sitio repleto de peritos, funcionarios, curiosos y familiares de los accidentados. Conforme pasaba la mañana esas escenas trágicas, fueron cambiadas por los rezos, cánticos, momentos de silencio y el llanto de los asistentes que no comprendían la imprevisión y la magnitud de un accidente que bien pudo evitarse. Primero acusaron al chofer, luego a la ruta de camiones a la que siempre le han achacado unidades en mal estado. Así como a Transportación Ferroviaria Mexicana por no instalar el señalamiento adecuado en los cruces de vías y no respetar los límites de velocidad en el área urbana. Para tratar de arreglar un poco las cosas, le cambiaron el nombre y color a las unidades; ahora es la Ruta 400. Colocaron plumas y luz mercurial en los alrededores, que al poco tiempo dejaron de funcionar como se debe. Cada año los deudos llevan ofrendas a sus difuntos. Lo raro es que al año, la pluma y la alarma se accionaron aún y cuando no había paso del tren. Otro accidente más que ha tocado a la comunidad de Santa Catarina. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario