domingo, 29 de noviembre de 2015

El merendero de La Huasteca

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


Se tienen referencias de que La Huasteca, como el Río Santa Catarina y la Boca del Potrero de Santa Catarina eran lugares visitados por familias ya sea de la región como del extranjero. Es curioso que a la par del proceso de industrialización seguido por el General Bernardo Reyes a partir de 1890, se habilitaron (en cierta forma) las Grutas de García, los baños y aguas termales del Topo Chico, así como La Huasteca y a San Jerónimo. Por ejemplo hubo dos hoteles y hasta un tranvía que recorría de Monterrey al Topo Chico. Los preparativos eran cuidados con esmero: hacían comidas (lonches) desde un día anterior, salían muy temprano, tenían recorridos de varias horas, aprovechaban la luz del día y se retiraban al atardecer. Entonces los vecinos de los lugares turísticos aprovechaban los “días de campo” para ofrecer sus servicios a los visitantes. Por ejemplo pusieron un servicio de renta de carretas que los llevaba a conocer los parajes más vistosos de la montaña, otros rentaban burros y caballos y no faltaba quien hiciera comidas para ofertarla a los transeúntes que se maravillaban con todo. Ya en la década de 1920 los Páez tenían el merendero “San Ángel” en Santa Catarina y a la década siguiente se construyó un merendero en La Huasteca que se hizo famoso cuando filmaron la película “Cuando lloran los valientes” con Pedro Infante, Blanca Esthela Pavón y Víctor Manuel Mendoza. Preparaban comida representativa de Santa Catarina como asado de puerco, huevos al gusto con frijoles y tortillas de harina, cortadillo con sopa de arroz y vendían refrescos como cervezas. Hoy en día la gente busca esos atractivos turísticos y no los hay. Ahí se hizo famoso don German de Luna por las exhibiciones de tiro al blanco. Bueno, a decir verdad venden muy buenos elotes cocidos como asados, tacos de harina o al vapor. Pero no se puede aspirar a ser un verdadero atractivo turístico si no se tiene la infraestructura necesaria que a veces tanto pregonan nuestras autoridades. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario