lunes, 16 de noviembre de 2015

De temblores y movimientos sísmicos en Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina

Dicen que aquí no puede haber temblores de tierra porque no estamos en una zona sísmica. Pero el 15 de noviembre de 1991 por segundo año consecutivo, se sintió un movimiento de tierra en Santa Catarina y en los alrededores. Las noticias no son recientes. A fines del mes de noviembre de 1911 un supuesto vidente de nombre Erasmo Mata, pronosticó que a las 8:30 de la mañana del día 3 de diciembre del mismo año, ocurriría un cataclismo o temblor con efectos destructivos para Nuevo León; pues la naturaleza respondía a los efectos de un cometa o incluso hasta de los rayos solares. Y tembló. Al año siguiente, el entonces párroco de San Juan Bautista de Villa de García, el padre Jesús María González apuntó en un informe que la fachada del templo estaba muy deteriorada debido a las intensas lluvias de 1909 y al temblor ocurrido en octubre de 1912. El entonces gobernador de Nuevo León don Manuel María de Llano dejó constancias al respecto en el siglo XIX: “Como los temblores que se han sentido han sido suaves y momentáneos no han producido otros efectos que el susto y sobrecogimiento que de suyo ocasionan". Hasta ese año se habían sentido seis temblores: uno en 1795, otro en  1799, el tercero en 1831, en 1833, uno más el 9 de Julio de 1838 y el 28 de abril de 1841. En su conclusión añadía: “estos movimientos han venido siempre de norte a sur y por lo común son presagios de estos sacudimientos, una especie de calma en las alturas y un aire tan caliente que parece enrarecido y agitado por el mismo fuego". Aseveró que todos los temblores fueron momentáneos, a excepción del último cuya duración fue de 42 segundos,  aunque no causó daños ni mal alguno a los edificios. El temblor ocurrido el 28 de abril de 1841 tuvo su epicentro tuvo lugar cerca de Saltillo y se extendió hasta Linares, Galeana y Rayones. Ya en la Sierra Madre, el movimiento de tierra fue acompañado y seguido de un ruido sordo “como de muchos carruajes que vienen a los lejos”, que pareció proceder de oriente y terminando en la Sierra Madre frente a Santa Catarina y Villa de García. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario