jueves, 24 de septiembre de 2015

La capitulación y dos derrotas que pudieron evitarse

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


El 24 de febrero de 1846, mediante una capitulación ante el general Zacarías Taylor, las tropas mexicanas al mando del general Pedro Ampudia salieron de Monterrey con rumbo a Saltillo con todo su armamento y la artillería. Debieron traspasar la Cuesta de los Muertos y no acceder o participar en guerrillas o ataques hacia el ejército norteamericano que tuvo el control de la ciudad; dejando a su merced y sin protección a la población civil quienes sufrieron del maltrato al que fueron expuestos de parte de las fuerzas extranjeras. Y Santa Catarina no fue la excepción. Por la cercanía a Monterrey y por estar situada entre el camino Real de los Saltilleros, continuamente pasaban grupos de jinetes que andaban cuidando la región. Muchos de ellos hicieron de la suyas y como pasa en los estados de sitios, los pobladores del Santa Catarina de aquel entonces sufrieron las consecuencias de una ocupación injusta que pudo evitarse. ¿Y saben por qué? Porque estuvieron a punto de rendirse los oficiales al mando de la expedición norteamericana. En el trayecto para parlamentar con Ampudia vieron a un grupo de mexicanos entre los que se hallaba Manuel María de Llano, quienes iban a presentarse la rendición. ¿Entonces quienes ganaron?  Los que se rindieron después. Paradojas de la historia. También los mexicanos que pelearon en la Batalla de la Angostura entre el 22 y 23 de febrero de 1847 estuvieron a punto de vencer, cuando de pronto vieron que el general Antonio López de Santa Anna huía del sitio. A decir verdad, hubo una retirada de las fuerzas mexicanas, quedando Saltillo bajo control del ejército de los Estados Unidos. Gracias a los norteamericanos sabemos más o menos como estaban los paisajes de los alrededores. Como ésta imagen que corresponde a un escuadrón norteamericano que baja por entre la Cuesta de los Muertos con rumbo a Monterrey. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario