lunes, 28 de septiembre de 2015

De Santa Catarina a la Villa de Santiago

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina

Santa Catarina limita al sur y al sureste con el municipio de Santiago, Nuevo León que originalmente abarcaba solamente el Valle del Huajuco, llamado así en honor a los caciques Guajuco y su hermano Colmillo, ambos de nación Guachichil quienes  dominaban la región desde los últimos años del siglo XVI cuando a este valle le llamaban Cuarisezapa. Diego de Montemayor se quedó con éstas tierras que luego pasaron a su hijo Diego de Montemayor El Mozo, casado con Elvira de Rentería, quienes a su vez la traspasaron a su sobrino Miguel de Montemayor, casado con Mónica Rodríguez y habitaban la Hacienda de San Pedro Los Nogales. Un hijo llamado Diego Rodríguez de Montemayor se quedó con ellas por herencia. Estaba casado con Inés de la Garza y fundaron la llamada hacienda Vieja en terrenos pertenecientes al actual San Francisco en 1646. Es hasta 1670 cuando se inicia el poblamiento definitivo de las tierras del Guaxuco por Margarita, la hija de los esposos Rodríguez de Montemayor, casada con el sargento Lucas Caballero de los Olivos. Es cuando llegan otras familias que poblaron los alrededores de la "La Hacienda Vieja", alrededor de la cual con el tiempo fueron surgiendo otras poblaciones en una extensión delimitada por el Río Ramos al sur, la Sierra Madre al poniente y la Silla al oriente. Su parroquia es de las más antiguas, pues data de 1670, dedicada al santo patrono Santiago Apóstol., cuyo templo lo iniciaron a mediados del siglo XVIII. Desde 1712 cuenta con categoría de valle y el 21 de marzo de 1831, el Congreso de Nuevo León, le concedió el rango de "Villa" al hasta entonces valle de Santiago del Guajuco, ratificada por el gobernador Joaquín García el 12 de abril del año ya citado. El 15 de septiembre de 1898, de acuerdo con el gobierno del estado, se hace una verificación de límites entre Santa Catarina y Santiago, pasando a éste municipio los ranchos de San Juan Bautista, Laborcitas y la Ciénega. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario