lunes, 3 de agosto de 2015

Las acequias de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


Afortunadamente quedan pocos pueblos en Nuevo León, que mantienen su sistema de riegos a través de las acequias. Yo creo que casi todos las tuvieron pero debieron ceder ante el avance modernizador y al desvío del agua para usos domésticos e industriales, en vez del regadío y distribución del agua para los que fueron hechos. Aún tienen distribución de agua en Villa de García, Lampazos de Naranjo y Sabinas Hidalgo, tan solo por citar algunos. Y Santa Catarina también las tuvo desde el siglo XVII cuando se abrieron tres acequias derivada de una sola a la que llamaron la Acequia Madre: la de Arriba conocida como de los García, la de “En Medio” o de la Capellanía y la de Abajo. En 1789 trazaron una acequia especial para trasladar el agua hacia Monterrey. La hacienda de Santa Catalina quedó repartida en muchos dueños pero como todos alegaban el mismo origen y tronco familiar; en consecuencia se constituyó a mediados del siglo XIX la Comunidad de Accionistas de Santa Catarina que mantenía el control y el horario de las horas de agua a repartir en cada una de las tierras. De la Sierra Madre rumbo a San Isidro de los Guerra había tres acequias, una de las cuales llegaba hasta San Pedro. La acequia que atravesaba la cabecera municipal se llamaba del Molino pues mantenía una rueda que se movía con el agua y además regaba las tierras de todo el Barrio de Abajo o del Bolsón. Las acequias eran consideras territorios comunes y en consecuencia debían respetar su Señorío: tres metros hacia abajo y dos arriba. Había algunos puntos donde el excedente regaba tierras en la Huasteca, el Lechugal y los Arredondo: en la Culebra, en el Tablón situado en donde ahora está la calle Corregidora y otro a la altura de Bancomer. En donde está la calle Vidaurri había un repartidero al que conocían como el paso de los Soldados. La acequia dejó de llevar agua en 1974. Los que pudieron se quedaron con terrenos pertenecientes al Señorío y en 1996 a la calle que se abrió se le llamó con justa razón Librado García Ayala. 

1 comentario:

  1. ahor entiendo por que la calle culebra se inunda feo en temporada de lluvias

    ResponderEliminar