miércoles, 26 de agosto de 2015

La minería en Las Mitras

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


Alguna vez hubo pueblos mineros en la cordillera de las Mitras. Las empresas de conquista y pacificación se hicieron a la par en la búsqueda de grandes yacimientos de oro y/o de plata. Por eso llegaron a éstos valles en donde ubicaron dos centros mineros, uno en San Gregorio de Cerralvo y otro en las Mitras. Al poco tiempo de la fundación de Monterrey en 1596, se localizaron ricos minerales de plata, surgiendo la más importante y antigua de todas las del Nuevo Reino de León: la Mina de San Antonio, situada enfrente de la zona industrial conocida como la Leona en San Pedro Garza García. Posteriormente encontraron otras vetas pero que no llegaron a alcanzar en importancia a la de San Antonio como la denominada La Voladora. De las entrañas del cerro extrajeron metales plomosos mezclados con algo de plata. Pero nunca tuvieron el auge deseado debido a lo difícil de su acceso y a las constantes inundaciones que sufrían sus tiros y túneles.  Para 1626, el entonces Gobernador del Nuevo Reino de León don Martín de Zavala, acudió personalmente a las minas del Cerro de las Mitras para cerciorarse de sus ricas vetas argentíferas. Pero a la larga aparecieron otros problemas que impidieron la extracción: los mineros se quejaban de que constantemente los indios de la nación “tetecuara” los molestaban y se llevaban sus ganancias. Continuamente había derrumbes y accidentes; como cuando el regidor del ayuntamiento de Monterrey, el capitán Rodrigo de Ochoa cayó en 1688 a uno de sus precipicios. A finales del siglo XIX, una mina se derrumbó ocasionando la muerte de tres personas. En 1903 se utilizó la dinamita para la búsqueda de nuevas vetas y desde 1925 el cerro comenzó a ser perforado para explotar otros recursos minerales y yacimientos de mármol, yeso y metales plomosos.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario