jueves, 2 de julio de 2015

Porfirio Díaz en el noreste

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Este 2 de julio del año en curso de 2015, el general Porfirio Díaz cumple un centenario de su desaparición física. Un personaje controvertido para nuestra historia. Sus restos descansan en París, Francia. Como última voluntad pidió que al morir los repatriaran a su tierra, al México que gobernó desde el último tercio del siglo XIX y principios del XX. ¿Y qué tiene qué ver esto con nosotros? Sus detractores le llamaban el “Llorón de Icamole”, pues el 20 de mayo de 1876 las tropas leales al plan de Tuxtepec de Díaz junto con Francisco Naranjo y Jerónimo Treviño, fueron derrotadas por las de Julián Quiroga en la hacienda de Icamole perteneciente a García. Uno de los principales promotores de Porfirio Díaz en Nuevo León fue ni más ni menos que don Genaro Garza García, quien en forma ingrata y decepcionante, Díaz le retiró su apoyo como gobernador de Nuevo León en 1885. Garza García se quedó en su Solar Poniente para ya no salir más de ahí. Cuentan que Díaz le escribía pero don Genaro nunca abrió sus misivas. Ya siendo presidente de la república, Porfirio Díaz estuvo en Monterrey del 19 al 23 de diciembre de 1898. Porfirio Díaz acompañado por el general Bernardo Reyes, entonces gobernador de Nuevo León, visitó los molinos Jesús María en Garza García y la fábrica de hilados y tejidos de La Fama en donde fue recibido con honores.  Don Manuel Cantú Treviño no quiso darle la bienvenida en La Leona y cuentan que hubo represalias por no preparar una bienvenida al héroe del 2 de abril. Don Valentín Rivero para ganarse la simpatía de tan singular visitante, puso una bandera nacional tan grande y en ella colocaron a un águila real de carne y hueso que llamó la atención de Díaz y de Reyes. ¿Sabías que la Alameda en Monterrey Mariano Escobedo se llamaba originalmente Porfirio Díaz? Entre 1888 y 1911 Piedras Negras se llamó Ciudad Porfirio Díaz.  Monterrey le honra con una calle llamada en su honor en el barrio de la Purísima y una gran avenida que atraviesa la colonia Nuevo Repueblo y la colonia Roma conocida como 2 de abril, en honor al sitio de Puebla ocurrido en ese día correspondiente a 1867. Díaz quedó gratamente complacido por la forma de gobernar de Bernardo Reyes a quien le dijo: “General Reyes, así se gobierna”. Muchos pensaron que Reyes sería presidente de la república. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario