jueves, 23 de julio de 2015

La vida azarosa de Agapito Treviño (1)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina

El 24 de julio de 1854 fusilaron a Agapito Treviño, mejor conocido como el "Caballo Blanco". Indudablemente que en la mitología regional, sobresale la figura de un bandido o bandolero cuya vida gira en torno a tres ejes: una biografía, una leyenda y un personaje de radionovela que se convirtió en un film protagonizado ni más menos que por Pedro Infante. Respecto a su biografía, los orígenes de Agapito Treviño González son nebulosos. Santiago Roel lo hace originario de la hacienda de Mederos. La tradición popular dice que de Los Remates, precisamente en el lugar en donde está ahora el campus Mederos de la UANL. Israel Cavazos señala que en realidad nació en Guadalupe en 1828. El lugar se llama Mederos en honor a uno de los pobladores que llegaron con Luis Carvajal y de la Cueva, Manuel de Mederos. Puede ser que en ese entonces, esa región pertenecía a Guadalupe y actualmente es jurisdicción territorial de Monterrey. No se tienen referencias sobre el día y el mes. Para Fernando Garza Quirós, Agapito nació de una relación amorosa no bendecida por la iglesia, de la unión de Ubaldo Treviño, un comerciante establecido y reconocido de Guadalupe y de Josefa González. Al parecer, su infancia y adolescencia la pasó con su madre abandonada dedicándose al pastoreo, a la arriería y a las labores del campo. Un bandido que ligó a su vida y leyenda el majestuoso cerro de la Silla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario