martes, 14 de julio de 2015

Casa Blanca: el primer hotel en Nuevo León

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina





Rinconada fue tierra de frontera entre la Nueva Vizcaya y el Nuevo Reino de León. Un lugar intermedio entre Saltillo y Monterrey. Estancia, punto para descansar del viaje, un presidio para defender y evitar la entrada de los llamados indios bárbaros. Alguna vez fue un centro minero. Durante tres siglos fue una parada obligatoria de diligencias, carruajes, caravanas y de los viajeros que llegaban a Monterrey a través del sinuoso camino real de los Saltilleros. Aquí pasaban la noche, se aseaban, comían cuajada, un trozo de queso acompañado con pan; bebían vino mezcal, café endulzado con piloncillo o leche de cabra. Frijoles en bola, carne picada de res o algún guiso con carne de pollo. Dicen que preparaban un caldo de res mezclada con huevos y tuétanos que dejaban enfriar hasta convertirse en alguna substancia gelatinosa que guardaban bien y que luego ponían con agua caliente y era como estar probando un caldo recién hecho. Entre Los Muertos y Rinconada surgió el primer hotel en el Nuevo Reino de León. Durante muchos años todos estos pueblos mantenían mesones, posadas y paraderos en donde se podían resguardar para avanzar al día siguiente. Dichos viajantes eran, en su mayoría, oferentes de servicios y mercancías de variados tipos que llegaban a la ciudad montados a lomo de bestias o en carretas y carruajes tirados por caballos, mulas, bueyes y asnos. Por ello personas y animales debían de ser atendidos en su descanso y alimentarlos en el mismo lugar. Una posada es el lugar donde por precio convenido se hospedan o albergan personas, en especial viajantes, arrieros, campesinos. En cambio un mesón es el edificio público en el cual se albergan viajeros, caballerías, mercancías y carruajes pagando una cuota. La historia consigna como el más antiguo mesón del Nuevo Reino de León a ésta finca que ves. Ya no existe como todas las cosas que importan para la identidad y la memoria. Solo el recuerdo que el primer mesón en el noreste estuvo en Casa Blanca, entre los Muertos y Rinconada.  

1 comentario:

  1. ¿Es esa la finca que alguna vez perteneció a Alonso Diez de Camuño? Aún siendo ésta una construcción más reciente a la original, no deja de ser interesante. Lástima que todo ésto permanezca en total abandono.
    Saludos.

    ResponderEliminar