jueves, 16 de julio de 2015

De Palma de Mallorca a Rinconada

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Si Santa Catarina es la Puerta de Monterrey, Rinconada bien puede considerarse la Puerta de Nuevo León y del noreste mexicano. Este pueblo corresponde a García y se llama así porque está arrinconado entre tres arroyos que bajan desde el cañón de Cortinas en Santa Catarina, el de los Muertos que baja desde la cuesta del mismo nombre y del río Pesquería que viene desde Ojo Caliente en Ramos Arizpe, Coahuila. Pero también está a la orilla del viejo camino real de los Saltilleros. Está en medio de montañas correspondientes al periodo jurásico y al cuaternario. Pueblo emblemático que sintetiza la historia del noreste. Con sitios arqueológicos como la Cueva Ahumada, considerado la “Capilla Sixtina de Nuevo León”, repleta de petrograbados y pinturas rupestres, uno de los pocos sitios en donde encontraron tumbas con sus ofrendas. Lugar en donde Alonso Diez de Camuño mantenía una hacienda para fundir metales a principios del siglo XVII. Lugar de límite y frontera por donde entraban y salían las partidas de los llamados indios bárbaros. Aquí hubo un puesto de soldados presidiales. Lugar donde coinciden los caminos que los mismo van a Saltillo que a Monclova, el valle de las Salinas y al valle de San Juan Bautista. Lugar donde nació el gran Blue Demon. De su grandeza nos quedan pocas cosas, entre ellas esta casa con sus arcos góticos conopiales, únicos en la región, pero están a punto de desplomarse por el daño que ha ocasionado la intemperie. Con una fachada que da al viejo camino real. No es propiamente un estilo árabe como dicen. Más bien corresponde a un estilo gótico que tiene su origen en Palma de Mallorca. Isla española en donde nació  el obispo fray Rafael José Verger quien estuvo al frente de la diócesis entre 1783 y 1790. Por eso los arcos son similares a la entrada principal del museo Regional de Historia en El Obispado. Posiblemente ésta casa haya sido construida a fines del siglo XVIII y principios del XIX. Parece que sus dueños esperan a que se caiga y ya sin valor arquitectónico, bien se puede dar otro uso y renovación de todo el espacio. 

1 comentario:

  1. Hace pocos años aún estaban en buen estado los paramentos sobre los arcos conopiales. Su destrucción hace suponer que fue hecha con el fin de extraer la viguería (o morillos). Lamentable que no intervenga el INAH para detener la destrucción de un sitio de tal relevancia para la historia regional.
    Felicidades al cronista Guerrero Aguilar por sus siempre amenos relatos.

    ResponderEliminar