martes, 16 de junio de 2015

Los Rangeles de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


El papá de Braulio se llama Mariano, quien nació en Santa Catarina en 1812. Hijo de José de Gracia Rangel y Catalina Cerda. Se dedicado a la labranza de la tierra, alcalde de Santa Catarina en 1861 y en 1866 y miembro del cabildo en varias ocasiones. Contrajo matrimonio con Ignaciana Vargas.  Don Mariano tenía 5 horas de agua en la hacienda de Arredondo con sus tierras respectivas, unos machos, dos caballos, una vivienda con jacal y un local para carnicería. Quedó viudo y murió a la una de la mañana del 15 de septiembre de 1885 en Santa Catarina. Don Mariano fue hijo de José de Gracia Rangel. Nacido en Santa Catarina en 1781, casado con María Catalina Cerda. Electo síndico procurador del primer Ayuntamiento de Santa Catarina en 1820. Alcalde en 1833 y 1843 y ocupó importantes puestos en la vida política del municipio. Dedicado a la agricultura, en muchos censos aparece como labrador. A raíz de la traza de las calles del pueblo en 1844 declaró contar con tres solares. Al parecer valían 10 pesos cada uno con 12 horas de agua de la acequia de Arredondos. Don Raúl Rangel Frías se refería a su familia como “los Rangeles”, para continuar con la tradición norestense de nombrar a los linajes como “Cantús”, “Chapas” o “Garzas”. Y los “Rangeles” tenían sangre de jinetes que salieron en su tiempo a batir indios en las feraces explanadas y de gambusinos que buscaban riqueza en las montañas de la Sierra Madre, allá por el Potrero de Santa Catarina. En cambio, por el lado de la mamá de don Edelmiro eran Treviño Ayala, originarios de la antigua congregación de Los Treviños, Nuevo León, situado entre Santa Catarina y la Fama. Pueblo de arrieros y agricultores, a juicio de  Rangel Frías, "críticos, nerviosos, propensos al subjetivismo y con muchas amistades y con gran acopio de información familiar". 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario