lunes, 29 de junio de 2015

De tesoros y relaciones (4)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina

Cuando enterraban un tesoro, mataban a alguien para que cuidara el sitio o que también sacrificaban un burro o una mula y con su sangre untaban la entrada de la caverna para sellarla y evitar su profanación. Cuenta la tradición de que si una persona iba a enterrar un tesoro o un costal de pesos de plata limpia, debían dar una arrastrada al lugar con una ristra de ajos o con cabestro de cerda hecho preferentemente con la crin de un caballo negro. De esa manera, quien buscaba el tesoro nunca lo iba a localizar porque se le aparecía una víbora que inmediatamente mordía al ambicioso intruso. Pero si el buscador era muy valiente, agarraba pronto la cabeza de la serpiente y la mataba. Entonces el animal se convertía en la ristra de ajos que se desparramaban por el suelo.  El derrotero es propiamente el famoso plano del tesoro. Y una familia me facilitó un documento muy interesante que por su rareza voy a trascribir porque nos habla de la existencia de un tesoro:
"Saltillo, mayo 24 de 1838/ Dedico este derrotero a mi tío Nicolás Sánchez. En el camino de Saltillo a Monterrey, en el punto llamado (¿ ?), en ese cerro del rancho que está yendo hacia donde el sol se mete, está una cueva donde se encierran grandes cantidades y al pie de la cueva están unos resumideros de agua y como digo está la puerta viendo hacia el sol se mete. Como señas particulares son en la puerta está una cruz de fierro embutido en piedra que sirve de puerta. Esta es la seña principal y está además numerada con números negros. Está la puerta tan bien embutida en el cerro que parece hecha por Dios. En los brazos o en los pies, está la cueva en un reliz. Se recomienda que paguen una manda que tengo y es acabar la torre de la iglesia de Saltillo y el demás dinero tómelo Usted que al cabo ay para que se haga millonaria su última generación. El dinero que hay está sellado en costales de ixtle y el demás de oro y plata en barras, pero del puro sellado se puede hacer millonario. No se olvide que está con el cadáver de mi esposa".  Yo tuve acceso a una copia de ese documento, que data del 21 de mayo de 1853. Ya fui al sitio, obviamente no encontramos el tesoro. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario