sábado, 27 de junio de 2015

De tesoros y relaciones (2)

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina.

De tesoros y relaciones hay muchos relatos. Conozco personas que tienen equipo especial y hasta recurren con personas que tienen cualidades excepcionales y no tienen la fortuna esperada. Pero como dice el refrán: “si te toca aunque te muevas”. Otros tienen la oportunidad, la aprovechan y se llevan la parte que les toca. Por ejemplo, cuando estaban construyendo el mercado de abastos de Santa Catarina allá por 1982, unos trabajadores estaban quitando unas tapias. De pronto todos los albañiles corrieron para hurgar entre los escombros para luego agarrar monte y perderse con la parte del tesoro que les tocó. ¿Quién no recuerda la relación encontrada en Colegio de Niñas, entre Morelos y Constitución, en frente de la casa de los Cabral? Los vecinos primero vieron una señora que se les aparecía y atravesaba de banqueta a banqueta. En ese sitio sobresalía un aro metálico entre la tierra, con el cual una vecina siempre se tropezaba al pasar. Como era muy mal hablada, decía unas palabrotas para luego concluir que ahí estaba una relación. Una madrugada, los inquilinos de una de las casas decidieron escarbar al amparo de la obscuridad y dieron con un cazo repleto con monedas de plata. Obviamente al amanecer ya no estaba la gente y no supieron más de ellos. Era el año de 1977 y yo cursaba el primero de secundaria en la Rangel Frías. Pasé por esa mañana y vi el hueco. Me animé a bajar y recogí una monedita de 20 centavos de plata del 0.720 con la fecha de 1936 que aún guardo. En la casa que perteneció a Nemesio Ayala en la esquina de Juárez y Zaragoza, hubo una panadería entre 1974-1975. El panadero decidió tirar unas tapias de sillar para construir un horno y también dio con un hallazgo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario