viernes, 15 de mayo de 2015

Los Rangel de Nogales

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


Tenemos algunos pueblos en la región que nos refieren el linaje de sus pobladores: San Isidro de los Guerra, hacienda de Ábrego, los Treviño, los García, la hacienda de Buentellos tan solo por citar algunos. Costumbre inmemoriable de llamar al terruño o lugar con el santo de veneración y el apellido más extendido. En honor a la verdad y sin afán de congraciarme con los descendientes de la dinastía, los Nogales debieron llevar el apelativo de Rangel. Pero no ocurrió así, el pueblo era los Nogales y el ejido El Potrero. Como ya les había comentado anteriormente, en la Mielera habitaba la familia de  Jesús Sepúlveda Saldaña un jornalero nacido en 1847 en la hacienda de San Pedro Los Nogales. Estaba casado con Camila Rodríguez García de Santa Catarina nacida en 1853. Tenían tres hijas llamadas Juana, Petra y Salomé. Las tres se casaron con tres hermanos: Juana con Apolonio Rangel, Petra con Feliciano y Salomé (nacida en 1871) con José. De acuerdo a la tradición oral, el primer Rangel llegó de la hacienda de Santa María en Ramos Arizpe, Coahuila. Juan Rangel Sánchez- Fernández, su mujer se llamaba Elena Velázquez originaria de Rinconada y tuvieron 11 hijos: seis varones y cinco mujeres. Entre los primeros destacan Esteban, Maximino, Cipriano, José, Apolonio y Feliciano. Entonces había tres familias con apellidos similares, los Rangel Sepúlveda. De hecho la mayoría de los Rangel ya sea de Nogales o Santa Catarina descienden de los dos troncos formados por Feliciano y José. Del tronco de José viene la familia de un servidor, pues tuvo ocho hijos y una hija llamada Pánfila casada en segunda nupcias con Mauricio Aguilar, mi bisabuelo que peleaba y atrapaba seres singulares conocidos como “brujas”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario