domingo, 24 de mayo de 2015

La casa que sirvió de consultorio del doctor Pepe Páez

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


¡Cómo son las cosas y pasa el tiempo! El 24 de mayo de 1934, la presidencia municipal de Santa Catarina informa mediante un oficio al gobierno del estado, de la existencia de tan solo seis aparatos de radio en la comunidad. Ni en el palacio municipal contaban con uno. De los seis vecinos que tenían aparato, solo recuerdo a dos de ellos, por cierto ex alcaldes: José María Guerra Villanueva y Leocadio Páez Garza. Siguiendo con la historia del doctor Pepe: su consultorio estaba ...en la casa que perteneció a su papá, don Leocadio Páez Garza. Siempre preocupado por mantenerla tal y como la tenían en los tiempos en que fue construida, precisamente en el año de 1905. Una ocasión revisando los techos de la casa se cayó y se rompió el brazo. Como no había médico en ese momento para atenderlo, debieron buscar en La Huasteca al doctor Eduardo Aguirre Pequeño quien le vio el daño y hasta lo enyesó. Dos héroes en mangas de camisa que hicieron mucho por sus semejantes. Indudablemente. Respecto a esa rara costumbre de salir del consultorio dejando solo al paciente. Acudía a buscar la medicina para la receta. Ya de regreso se acordaba de algo que tenía que hacer; se ponía a regar, si había frutas en los árboles las ofrecía a la gente que estaba esperando para consulta. Le daba de comer a un compañero que cuidaba su casa, un pastor alemán muy noble y hasta manso. A veces dejaba que las personas vieran la casa. Como que ésta ejercía una acción propicia para olvidar un poco el malestar de la enfermedad. Los amigos o quienes tenían negocios con él, para no hacer fila en el consultorio entraban por una puerta que daba al traspatio. Incluso hasta le tocaban por su ventana y ahí mismo se ponía a platicar. Pero la casa como solar, museo, consultorio y residencia del doctor Pepe mantenía la finalidad de apagar el dolor de sus semejantes y darles la esperanza de vida y salud. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario