sábado, 16 de mayo de 2015

Ejido El Potrero de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


En el siglo XIX, para la formación de un municipio requerían de tierras en donde se pudieran mantener actividades de índole agropecuaria. Con el triunfo de la revolución constitucionalista se hizo el reparto agrario en 1915. En muchos casos expropiaban tierras que excedían los límites de una pequeña propiedad y se les dotaba de títulos a un grupo de personas para la explotación en común. Al llegar a la presidencia Lázaro Cárdenas en 1934, se restablecieron las tierras a quienes habían sido despojados de las mismas y se dotaba a aquellos a los campesinos que nos las tenían. El 20 de noviembre de 1936 (fecha que coincidió con los 340 años de fundación de Santa Catarina) se les dio posesión provisional para el ejido y en 1943 el entonces gobernador Arturo B. de la Garza les dio los nombramientos definitivos. Sólo diez familias se quedaron con las tierras y 18 quedaron sujetas a los derechos de las primeras. Quienes no obtuvieron documentos pidieron que también les reconocieran a ellos sus derechos por ser también habitantes de Nogales. Los Nogales se convirtió en una comunidad rural a la que llamaron Ejido El Potrero. La producción agrícola, ganadera o forestal tenía propósitos económicos, pero también una parte para el autoconsumo. Los ejidos poseían personalidad jurídica y representación propia frente a las autoridades municipales, estatales y federales. Estaban afiliados a la Confederación Nacional Campesina y tenían un una asamblea, un comisariato ejidal y un consejo de vigilancia. Pero las tierras no podían ser vendidas o enajenadas. Siendo presidente de la república Carlos Salinas de Gortari, en 1991 se hizo una reforma a la Constitución y las tierras cambiaban de status. Muchas de las tierras se vendieron, entre ellas las de la Mielera en donde les dio por urbanizar todos los terrenos con rumbo hasta la Estanzuela. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario