miércoles, 8 de abril de 2015

Otro daño arqueológico en el cañón de Guitarritas

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Dicen que un pesimista es realista informado y un optimista es un idealista desinformado. Malo el cuento, a lo mejor soy ave del mal. Sombra negativa. Emisario del pasado que vive en un periodo que no le corresponde. Pero la historia y los relatos que escribo los hago a partir de los requerimientos del presente. Y sinceramente nos fue mal o provocamos en forma voluntaria o involuntaria las tragedias que nos persiguen, como los accidentes terribles, el abandono del patrimonio histórico como cultural de los santacatarinenses y correspondientes a Nuevo León. Ahora tenemos otro: hace 15 días un ciclista llegó del cañón de Guitarritas allá en la Loma Alta. Me dice que la pared repleta con petrograbados se colapsó por las lluvias y la humedad. Un lector me advirtió acerca del daño grave que presentaban allá en el mes de octubre del 2014. De por sí, hace tiempo se habían robado parte de las grabados en la roca. Luego a unos insensatos les dio por rellenar las tinajas y morteros de piedra existentes en El Alto, Morteros y Buenos Aires. Pues bien, aunado a la estructura dañada en el archivo histórico municipal, al techo colapsado a la biblioteca José Joaquín de Mier y Noriega, al traslado de los libros que se guardaban en el archivo por que no cabían ahí, ahora tengo referencia de que la pared con testimonios arqueológicos en el cañón de la Guitarrita se cayó. Desde hace rato que no recorro los cañones de la sierra. Me da tristeza las cosas que veo y ocurren. La última vez que fui a ver la zona arqueológica, estaban enseñando rappel y escalada sobre los trazos milenarios, testigos de la presencia humana en la región. Los regaño, en bola me responden. Por andar protegiendo lo que nos queda me va como en feria.¿Mejor aguantar vara y dejar que las cosas sucedan? No, no lo creo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario