miércoles, 1 de abril de 2015

Juárez regresa a Monterrey y la carta existente en Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


El 31 de marzo de 1864, el presidente, el licenciado Benito Juárez García dispuso el traslado de su comitiva hacia Monterrey para establecer la capital de República. Para asegurar su alojamiento otra vez en la casa del curato del templo de Santa Catarina, mandó una misiva al entonces señor alcalde (por cierto de nacionalidad austriaca) Juan Chrisman: 

"Saltillo,marzo 31 de 1864. Sr. Presidente del Ayuntamiento de Santa Catarina: Muy señor mío, suplico a ud. tenga bondad de ver al Sr. Cura para qe.(sic) me facilite alojamiento mañana en la noche que estaré en ese punto con mis Ministros para ir a Monterrey pasado mañana. Soy de ud. atento seguro servidor q.b.s.m. Benito Juárez". 

Adjunto copia de la carta que permanece (eso espero) en el archivo histórico municipal de Santa Catarina, que me tocó localizar en enero de 1989 mientras hacíamos trabajo de limpieza y rescate de todo el acervo histórico, considerado en su momento como el segundo más importante en todo Nuevo León. Juárez llegó el 2 de abril para trasladarse al día siguiente a Monterrey. Cuenta la leyenda que el padre José María Navarro le dio el archivo nacional que había resguardado desde el mes de febrero, ocultos en un gallinero y que el mismo Santiago Vidaurri acudió hasta el templo de Santa Catarina para exigirle su entrega. El padre Navarro no se hizo para atrás. Convenció a Vidaurri quien cuentan lo abofeteó e incluso amenazó con fusilarlo. Los archivos permanecieron intactos y Juárez agradeció la lealtad del sacerdote, regalándole una imagen del Niño de Dios y le dio permiso de cobrar los repiques de campana para beneficio del templo. Cuando Juárez llegó a Monterrey el 3 de abril, la sociedad regiomontana le organizó una fiesta. Juárez se disculpó pues no tenía zapatos. Unas señoras se los compraron y Juárez fue a la reunión en dónde bailó con doña Margarita toda la noche. A decir verdad, Juárez era muy buen bailador. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario