sábado, 18 de abril de 2015

El Refugio de los Aguilar

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina

Literalmente el apellido Aguilar significa “peña en donde anida el águila”. Este tiene su origen en Salamanca, Segovia y Navarra, España. Es un apellido que tiene sus distintas ramificaciones en las regiones altas de la Sierra Madre Oriental. Precisamente ahí donde confluyen los municipios de Santa Catarina, García, Ramos Arizpe y Arteaga está el “Refugio de los Aguilar”. Un lugar casi deshabitado por personas pero repleto de pinos y cañadas. Ahí se asentaron los descendientes de don Atanasio Aguilar, un labrador nacido en 1814 casado con Teódula Flores. Tuvieron por hijos a Miliana, Timoteo, Aurelia, Candelario, Francisca y Patricio. Todos los Aguilar de Canoas, Llanitos y el Refugio, son descendientes de Patricio y Candelario. Patricio nació en 1847 y estuvo casado con Blasa Flores. Fue todo un personaje, dicharachero, ocurrente, alegre. Hay muchas anécdotas acerca de su vida que lo colocan como una especie de “filosofo de Güemes” pero en su versión de “filósofo de Santa Catarina”. Para llegar al Refugio de los Aguilar deben bajar por San José de los Nuncio, llegar hasta la cuesta de las Navajas, pasar por el Agua del Toro, la finca de Petra Aguilar y luego el Refugio. Ahí está el solar con una construcción de piedra que sobresale en medio del bosque. La otra es que lleguen hasta Canoas, los Llanitos y luego el Refugio de los Aguilar. El Refugio pertenece a Santa Catarina y les aseguro que es uno de los lugares más hermosos de todo el municipio, al margen y sin contar la relación familiar con el entorno y la región. 

jueves, 16 de abril de 2015

El Potrero de San Juan Bautista

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


En 1826 las tierras de Santa Catarina eran consideradas estériles, habiendo pocas labores. En cambio en los terrenos del potrero eran propicias para la siembra; pero se quejaban de dos problemas: las constantes inundaciones y la poca cantidad de tierras disponibles, por estar en suelo montañoso. En menor escala sembraban arroz, garbanzo, lentejas, olivares, lino algodón, trigo, cebada y otras plantas. En años buenos sembraban sandías, calabazas y chile verde. Había madera abundante pero no la explotaban por lo peligroso y escabroso de la sierra. Para 1832 había 1,725 habitantes que vivían distribuidos en varias haciendas y ranchos. Los poblados más importantes eran El Pajonal y San Juan Bautista. El primero a 15 leguas de la cabecera (una legua equivale a 4.5 kilómetros). El camino era por el río Santa Catarina, por lo que se consideraba difícil y riesgoso. Limitaba con el Guajuco y Saltillo. La máxima autoridad era un juez de Paz, nombrado por el cabildo. Sembraban maíz de temporal, contaban con agua de la llamada laguna (la Laguna de Sánchez) y los vecinos elaboraban vino mezcal. El 15 de septiembre de 1898, de acuerdo con el gobierno del estado, se hace una verificación de límites entre Santa Catarina y Santiago, pasando a éste municipio los ranchos de San Juan Bautista, Laborcitas y la Ciénega, partiendo del Pico del Aguacate en la Sierra de Santiago, línea recta del terreno de los Venados: de aquí en línea recta a la parte más alta del banco que forma la línea donde voltean las aguas del Cañón de San Cristóbal; de este punto, siguiendo la punta de la sierra que divide los cañones expresados hasta el frente del Puerto de la Tecolota, donde baja de línea recta de norte a sur, pasando por dicho puerto hasta la cima de la sierra que divide los cañones de San Juan y el Álamo, continuando de allí al poniente”. 

martes, 14 de abril de 2015

Un trozo de la sierra que nos quitaron

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

El río de nuestros ancestros continúa su cauce. Después de San Cristóbal la Ciénega de González, Laborcitas y finalmente San Juan Bautista. Hacia 1898 se hizo efectivo el cambio de jurisdicción territorial. La Sierra Madre correspondiente a Santa Catarina fue dividida en dos. La zona que llegaba hasta Allende, Montemorelos y Galeana se hizo de Santiago, Nuevo León. Santa Catarina solo quedó de San Cristóbal río abajo. Los poblados que Lucas García estableció para la posesión real del río Santa Catarina se hicieron comunidades agrícolas considerables. El llamado Potrero Escondido, el valle de San Juan Bautista en donde también tiene su origen el río San Juan batallaba para sus negocios y trámites a Santa Catarina. Debían recorrer un camino sinuoso de más de 35 kilómetros. Entonces abrieron caminos hacia las partes altas de Arteaga, Coahuila y al sur con el Valle del Huajuco. Dicen que una vez hubo una pelotera en un baile allá en la Ciénega. Los auxilios llegaron desde El Cercado. La población reclamó sus derechos a ser tratados y atendidos con prontitud. Entonces el gobernador Bernardo Reyes logró que el reclamo del llamado "Indio Rafael" se hiciera efectivo. Santa Catarina perdió poblados y territorios a fines del siglo XIX. Pero los lazos familiares y sociales aún permanecían, a tal grado de que una vez abrieron una ruta con un camioncito al que dieron por nombre "El león de la sierra" hasta que una vez cayó por una pendiente. Afortunadamente no hubo pérdidas materiales qué lamentar. 

viernes, 10 de abril de 2015

Las Tinajas

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Las Tinajas, donde comienza el cañón de San Cristóbal. El gran río de los ancestros viene desde lo más alto de la sierra y la montaña en Villa de Santiago, que alguna vez hasta 1898 perteneció a Santa Catarina. Siguiendo el cauce del río se fundaron muchos pueblos: Nogales, Buenos Aires, los García, Labor de la Casa, El Rodeo, El Alto, Las Tinajas, San Cristóbal, la Ciénega de González, Laborcitas y San Juan Bautista. Muchos nombres nos refieren al agua y al alimento: desde Morteros y las Tinajas. Aquí donde la familia Castillo hizo un emporio agrícola y ganadero. En este sitio hay mucha agua pues aquí se junta al cauce del río Santa Catarina los arroyos que vienen desde el Puerto del Conejo y El Refugio de los Aguilar. Para aprovechar el flujo se hicieron pilas o pequeñas presas para almacenar el vital líquido, considerado por Agua y Drenaje de Monterrey como el mejor de toda la sierra. Si quieren probar el agua más pura y cristalina vayan a ese solar. Por eso se llaman las Tinajas. En éste lugar donde lo mismo se oyen el croar de las ranas, los aullidos de los coyotes y en cantar de las aves. Donde los osos y los venados buscaban comida y en donde incluso los llegaron a ver juntos. El aire más fresco que viene desde el Huajuco y la Sierra aquí están presentes. También donde se dice que se pizcaba el mejor chile del monte. Con unas casas dignas de preservarse como ésta que corresponde a la segunda mitad del siglo XIX.

jueves, 9 de abril de 2015

La destrucción de una zona arqueológica

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Al cañón de la Guitarrita se le conoce así por la forma de guitarra que posee. El diapasón corresponde a los muros de roca en donde estaban los petrograbados. Luego el paisaje se abre. Está situado en la Loma Alta, a la vera del camino que va rumbo al antiguo mineral de Las Escaleras en donde hay dos ranchos, el de los Rodríguez y el de los Hernández. Sitio emblemático, sagrado, extraño, repleto de anécdotas y leyendas de tesoros ocultos. Para los huicholes en éste espacio descansan los abuelos de sus deidades vitales. Aquí está el sitio en donde la Tierra se convierte en madre nutricia. Espacio en donde se conjuntan los elementos de la tierra, el agua y el viento. Desde el punto de vista del patrimonio cultural, una zona arqueológica con dibujos hechos a golpe sobre la roca. ¿Cuánto tienen de estar ahí? Es difícil precisarlo. Toda Aridoamérica fue recorrida desde hace 14 mil años más o menos y los hombres y mujeres originarios aún los hacían en el siglo XIX. Para la gente del Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey que hacía la ruta hasta San José de los Nuncio, los Morteros, Buenos Aires, el rancho de los Loera, la Guitarrita, El Caracol, los Rodríguez, los Hernández y Las Escaleras eran puntos comunes. Tal vez a ellos le debemos el hallazgo o la consideración formal de los dibujos que nos legaron los pueblos ancestrales. Y como suele suceder, a veces es mejor que no sepan o tengan acceso los extraños. Dejan basura, manchan las piedras con inscripciones y grafiti. Destruyen gradualmente el hábitat de especies que permiten la vida por todos los cañones. Ya una vez se habían robado las piedras y solo quedaba un muro con los testimonios rupestres. Ahora las lluvias y la humedad cobraron la factura. Desde septiembre de 2014 comenzó a el colapso y la destrucción. Tal vez la única zona arqueológica de Santa Catarina desapareció. 

miércoles, 8 de abril de 2015

Otro daño arqueológico en el cañón de Guitarritas

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Dicen que un pesimista es realista informado y un optimista es un idealista desinformado. Malo el cuento, a lo mejor soy ave del mal. Sombra negativa. Emisario del pasado que vive en un periodo que no le corresponde. Pero la historia y los relatos que escribo los hago a partir de los requerimientos del presente. Y sinceramente nos fue mal o provocamos en forma voluntaria o involuntaria las tragedias que nos persiguen, como los accidentes terribles, el abandono del patrimonio histórico como cultural de los santacatarinenses y correspondientes a Nuevo León. Ahora tenemos otro: hace 15 días un ciclista llegó del cañón de Guitarritas allá en la Loma Alta. Me dice que la pared repleta con petrograbados se colapsó por las lluvias y la humedad. Un lector me advirtió acerca del daño grave que presentaban allá en el mes de octubre del 2014. De por sí, hace tiempo se habían robado parte de las grabados en la roca. Luego a unos insensatos les dio por rellenar las tinajas y morteros de piedra existentes en El Alto, Morteros y Buenos Aires. Pues bien, aunado a la estructura dañada en el archivo histórico municipal, al techo colapsado a la biblioteca José Joaquín de Mier y Noriega, al traslado de los libros que se guardaban en el archivo por que no cabían ahí, ahora tengo referencia de que la pared con testimonios arqueológicos en el cañón de la Guitarrita se cayó. Desde hace rato que no recorro los cañones de la sierra. Me da tristeza las cosas que veo y ocurren. La última vez que fui a ver la zona arqueológica, estaban enseñando rappel y escalada sobre los trazos milenarios, testigos de la presencia humana en la región. Los regaño, en bola me responden. Por andar protegiendo lo que nos queda me va como en feria.¿Mejor aguantar vara y dejar que las cosas sucedan? No, no lo creo. 

martes, 7 de abril de 2015

En memoria de las víctimas del 2007 en Santa Catarina



Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina 

En la mañana del Domingo de Ramos del 1 de abril de 2007, un tractocamión con doble caja entró a Santa Catarina a la altura de la Puerta a Monterrey por la calle de Manuel Ordóñez. Cargado con 60 toneladas de tubos de acero y sin frenos; a su paso causó la muerte de al menos 15 personas, muchos heridos y destruyó 20 casas y negocios en un trayecto comprendido entre las calles de Primera Avenida y
Zaragoza. El tráiler provocó cuantiosos daños a casas, negocios y vehículos particulares. Derribó postes de la Comisión Federal de Electricidad, por lo que todo el primer cuadro de Santa Catarina quedó sin energía por varias horas al igual que cables de teléfono y medidores de gas como de agua potable. Ahí en la llamada "tienda grande", el camión detuvo su marcha. Una casona centenaria logró detener el avance destructivo y fatal. Ese domingo por la mañana, algunos de los muertos esperaban el camión para trasladarse a otros sitios. Otros sin deberla ni temerla estaban en el lugar menos indicado. Luego el incendio, la gente que salió de misa para ver el accidente regresó de nueva cuenta al templo parroquial al ver la espeluznante tragedia. El entorno parecía más bien un escenario de guerra. La casa donde fue el accidente del tráiler el 1 de abril del 2007, afortunadamente aún está en píe. Después del accidente muchos propusieron la destrucción total del inmueble. Afortunadamente fue defendida por el centro INAH de Nuevo León y se volvió a reconstruir la parte afectada. En la entrada principal aún está una piedra que tiene las iniciales de don Serapio Martínez Ayala, recordando al hombre que promovió su edificación en 1910. Vaya un sincero homenaje a quienes perdieron la vida y a sus deudos a quien aún no se la ha socorrido como se les prometió y ni siquiera se hizo de parte de nuestras h. autoridades el memorial respectivo. 

lunes, 6 de abril de 2015

Los gobernadores de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Muchos los municipios de Nuevo León tienen el orgullo de ser la cuna de muchos y exitosos hombres de bien que han gobernado nuestra entidad. Linares por ejemplo, se precia de aportar 26. De los municipios que rodean a Santa Catarina, San Pedro Garza García ha dado dos: Lázaro Garza Ayala y Jerónimo Siller y Villa de García cuatro: Joaquín García, Genaro Garza García, Canuto García y Albino Zertuche que lo fue en Oaxaca. Santa Catarina no ha dado propiamente a algún gobernante en forma por decirlo así directa, lo cual no impide de que nos apropiemos de al menos cinco de ellos: José Joaquín de Mier y Noriega, Joaquín García, Genaro Garza García, Ignacio Morones Prieto y Raúl Rangel Frías.  José Joaquín de Mier y Noriega aunque nacido en Monterrey, padre del insurgente fray Servando Teresa, fue gobernador del Nuevo Reino de León y mantenía su hacienda en ésta región. Don Joaquín García, nativo de Villa de García, descendiente de don Lucas García y Juliana de Quintanilla, fundadores de la antigua hacienda de Santa Catalina en 1596, fue el primer alcalde de nuestro municipio y el tercer gobernador de Nuevo León. Un nieto suyo, don Genaro Garza García, fue uno de los mejores gobernadores de Nuevo León a lo largo de nuestra historia, también representante legal de la Comunidad de Accionistas de Santa Catarina en donde mantenía algunas propiedades. Otro ex gobernador de Nuevo León que vivió en La Fama, fue don Ignacio Morones Prieto quien al sentir el rechazo de las élites regiomontanas, prefirió establecer su domicilio en éstos rumbos. 

domingo, 5 de abril de 2015

La quema del Judas en La Fama de Nuevo León

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


En La Fama el tiempo no se detiene pero camina a otro ritmo. Y como en muchos pueblos, con la intención de linchar y quemar a un figura que representa a Judas Iscariote, quien traicionó a Cristo. En la colonia Obrera de Monterrey y en La Fama de Nuevo León, la fiesta se realiza en la tarde del Sábado de Gloria. A principios de la década de 1940, un vecino de La Fama llamado Pánfilo Almaguer, se dedicaba a recolectar ropa y zapatos viejos. Hacía unas figuras de regular tamaño, les daba forma humana, las rellenaba con tortillas duras y pólvora. Luego en un cartón les ponía el nombre, primero de algunos personajes ilustres de la localidad. Una vez terminados los colgaba como si fueran piñatas entre la atarjea y la plaza principal. Convocaba a la gente y ya reunida les prendía fuego. Al explotar la pólvora del Judas, volaban por los aires las tortillas duras y la ropa vieja que pronto se quemaba. En tiempos del ex alcalde Atanasio González, el Consejo Promotor del Arte y la Cultura de Santa Catarina rescató la tradición a partir de 1992. Hoy en día, para convocar a la gente inician con un desfile de carros antiguos por las calles y las colonias aledañas. Al obscurecer se queman tres Judas representados por unas piñatas en forma de diablos que tienen cohetes dentro y truenan. Los han dedicado a la inseguridad, al No al valle de reyes o cualquier otro problema que nos aqueja o amenaza. ¿Esto lo promueve el municipio y sus instancias de cultura y/o educación? No, a veces pagan un Judas y dan los permisos correspondientes. Pero de ahí no pasa. 

jueves, 2 de abril de 2015

El Jueves Santo

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Hoy es Jueves Santo. En este día se conmemora cuando  Cristo instituyó el sacramento de la Eucaristía, también conocido como la Última Cena. Durante la ceremonia antes del ofertorio,  se hace el lavatorio de los pies. Ahí el sacerdote celebrante toma una toalla y una bandeja con agua y lava los pies de doce varones, recordando el mismo gesto de Jesús con sus apóstoles en la Última Cena. En la mañana de este día o el anterior, en todas las catedrales de cada diócesis, el obispo reúne a los sacerdotes en torno al altar y, en una Misa solemne, se consagran los Santos Óleos que se usan en los sacramentos del bautismo, confirmación, del orden sacerdotal y para la unción de los enfermos. Se renuevan las promesas del sacerdocio por quienes optaron por ese seguimiento. También se recuerda la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní, la gente acude a visitar los siete templos y se reparte el pan. Algunos lo comen como señal de gratitud y otros lo guardan para que la Providencia no deje de brindarnos su generosidad.  La gente ya salió de vacaciones y son días de convivencia, de descanso. Los ríos y balnearios repletos de bañistas. Otros en fincas de descanso y algunos de comunidades alejadas haciendo trabajo comunitario. Hoy comienza el llamado Triduo Pascual que nos anuncia la pasión, muerte y resurrección de Cristo. 

miércoles, 1 de abril de 2015

Juárez regresa a Monterrey y la carta existente en Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista Municipal de Santa Catarina


El 31 de marzo de 1864, el presidente, el licenciado Benito Juárez García dispuso el traslado de su comitiva hacia Monterrey para establecer la capital de República. Para asegurar su alojamiento otra vez en la casa del curato del templo de Santa Catarina, mandó una misiva al entonces señor alcalde (por cierto de nacionalidad austriaca) Juan Chrisman: 

"Saltillo,marzo 31 de 1864. Sr. Presidente del Ayuntamiento de Santa Catarina: Muy señor mío, suplico a ud. tenga bondad de ver al Sr. Cura para qe.(sic) me facilite alojamiento mañana en la noche que estaré en ese punto con mis Ministros para ir a Monterrey pasado mañana. Soy de ud. atento seguro servidor q.b.s.m. Benito Juárez". 

Adjunto copia de la carta que permanece (eso espero) en el archivo histórico municipal de Santa Catarina, que me tocó localizar en enero de 1989 mientras hacíamos trabajo de limpieza y rescate de todo el acervo histórico, considerado en su momento como el segundo más importante en todo Nuevo León. Juárez llegó el 2 de abril para trasladarse al día siguiente a Monterrey. Cuenta la leyenda que el padre José María Navarro le dio el archivo nacional que había resguardado desde el mes de febrero, ocultos en un gallinero y que el mismo Santiago Vidaurri acudió hasta el templo de Santa Catarina para exigirle su entrega. El padre Navarro no se hizo para atrás. Convenció a Vidaurri quien cuentan lo abofeteó e incluso amenazó con fusilarlo. Los archivos permanecieron intactos y Juárez agradeció la lealtad del sacerdote, regalándole una imagen del Niño de Dios y le dio permiso de cobrar los repiques de campana para beneficio del templo. Cuando Juárez llegó a Monterrey el 3 de abril, la sociedad regiomontana le organizó una fiesta. Juárez se disculpó pues no tenía zapatos. Unas señoras se los compraron y Juárez fue a la reunión en dónde bailó con doña Margarita toda la noche. A decir verdad, Juárez era muy buen bailador.