viernes, 27 de marzo de 2015

La herencia de un gran personaje para Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


El doctor Eduardo Aguirre Pequeño también se hizo de una finca en la congregación de La Huasteca. Ahí por la calle Miguel Alemán, en donde ahora está el estacionamiento del lugar de culto conocido como La Vid. En ese punto el médico mantenía un vivero para el cultivo de especies y plantas con usos medicinales y hasta alimenticios como el algarrobo, conocido como el árbol del pan. Por cierto, hace tiempo sembró uno en la plaza de La Fama y que lo más probable es que lo hayan quitado como suele suceder. La familia Aguirre Cossío finalmente vendió las propiedades tanto las del cañón como la de La Huasteca. Siendo alcaldesa la señora Teresa García de Sepúlveda, el municipio de Santa Catarina inauguró un museo en diciembre de 1991. Ahí colocaron objetos y documentos relacionados con la vida del insigne científico. Lamentablemente no prosperó en la siguiente administración y como suele suceder, el sitio quedó abandonado, sucio y con grafiti. Siempre se habla de su rescate y difusión. Por ejemplo, bien lo pueden habilitar como albergue para los montañistas o para quienes practican el rapel y hasta un mirador turístico. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario