lunes, 23 de marzo de 2015

El monumento a Juárez que se perdió

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Regularmente se dice "Lo que el viento le hace a Juárez" para referirnos a las malas acciones o situaciones en nuestra contra, pero no nos causan daño. Toda escultura, estatua, busto o monumento deben aguantar calorones, lluvias torrenciales y/o ácidas, días nublados, la polución, el excremento de las aves, los fríos tan severos. Y sin embargo, Juárez no pierde esa postura escultórica con la que estamos acostumbrados a verle. A veces deben sufrir otro tipo de embates, como el... de los funcionarios públicos que les da por quitar o destruir algún monumento histórico al cual deben sacrificar en aras del progreso. Recientemente en San Nicolás de los Garza pintaron a una escultura en verde como si fuera cierto personaje de dibujos animados. Por eso un conocido en tono de burla bien señala que en Nuevo León a veces les salen ruedas y cambian milagrosamente de lugar. También hay conductores que detienen su marcha en ellos. Menos mal, prefiero esto en lugar de que se lleven de encuentro a algún peatón o cristiano que se les atraviese. Hace mucho tiempo, un ex alcalde vecino de La Fama, llamado Eulogio de Luna Ayala (1958-1960) mandó construir un camellón sobre la calle Juárez entre las calles Guerrero y San Francisco. Exactamente al norte de la vieja fábrica de hilados y tejidos quedó un busto en honor al benemérito de las Américas, colocado sobre una base cubierta con granito y una placa alusiva en beneficio de quien dijo una vez que "el respeto al derecho ajeno es la paz". En tiempos de la alcaldía tan añorada de Tere García (1989-1991) una persona en estado inconveniente chocó contra la estructura donde estaba Benito Juárez. Pagó los daños pero nunca devolvieron a Juárez en su sitio. Prefirieron hacerle otro monumento en la plaza Bernardo Reyes de La Fama, (así se llama la plaza principal). Y ésta imagen quedó como todo lo histórico y patrimonio significativo de nuestro pueblo, la destruyeron pensando en el presente y el futuro asegurado para quienes vienen a administrarnos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario