sábado, 28 de marzo de 2015

A la memoria de un prócer

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Si alguien cuidó, estudió y protegió al cañón de Santa Catarina, fue el médico Eduardo Aguirre Pequeño. Desde su mirador escribió unos versos el sábado de gloria de 1965 dedicada a la virgen de la Cueva: Transeúnte detente/ y dirige tu mirada/ al lejano horizonte/ hacia el poniente. Y en el fondo de eólico agujero/ una sacra figura/ se presenta con los brazos abiertos, / símbolo de gran amor y de paz/ entre los hombres. Y al contemplar la mística figura, / una voz a tu oído te replica;/ es la que siempre aconsejó cordura/ de evocadora imagen del maestro. A 27 años de la partida material del ilustre científico y sabio, Santa Catarina como Hualahuises y Monterrey, están en deuda con el doctor Eduardo Aguirre Pequeño. El falleció en Monterrey el 18 de julio de 1988. Un personaje al cual no le hemos dado el homenaje y respeto que se merece, bueno al menos en Santa Catarina.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario