sábado, 7 de febrero de 2015

Los días de campo en La Huasteca

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Tenemos referencias que desde fines del siglo XIX,  la gente acudía para pasar un día de campo en los alrededores del cañón como del río Santa Catarina. Originalmente hacían caravanas de turistas que tenían su punto de reunión en la plaza de la Purísima o en la Quinta Calderón en Monterrey. Ahí salían carretas que los trasladaban al cañón. Una vez que llegaban, la gente disfrutaba la sombra de los árboles que habían crecido a la orilla de las acequias o del río. Unos se bañaban en los pozos que se formaban, otros trepaban las montañas, algunos alquilaban burros y caballos para dar la vuelta y conocer el entorno. Había un servicio de transporte de carretas a la entrada del cañón y los paseaban hasta Buenos Aires y Los Nogales. Era costumbre que primero se bañaran las mujeres y luego los varones. En las tardes se hacían bailes todos convivían y compartían los alimentos que habían preparado para el viaje: tortillas de harina, machacado con huevo, dulces de leche o membrillo o lo que se podía preparar para comer. Actualmente la Boca del Potrero de Santa Catarina y el Cañón de la Huasteca es un sitio con un potencial turístico preponderante. Siempre corre aire, hace sombra tanto en la mañana como en la tarde, en las noches las montañas conforman un bello paisaje. A nuestras autoridades les ha dado por construir un foro donde incluso se presentaron eventos musicales, sociales y religiosos. Desde hace buen tiempo se tiene el proyecto de hacer un espectáculo de luz y sonido. De nueva cuenta la naturaleza nos enseña que debemos mantenerlo intacto y los torrentes se llevan todo lo que se pone sobre el río, como cierto funcionario que nos ofreció la instalación de un parque acuático. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario