domingo, 8 de febrero de 2015

El río que baja por entre el cañón de la Huasteca y el de Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

Por la Boca del Potrero de Santa Catarina, baja un río que hizo posible la vida y el establecimiento de muchos pueblos a lo largo de 400 años. Se abre paso por entre el Cañón de la Huasteca y por el Cañón de Santa Catarina al cual los antiguos llamaban también de la Virgen. El río de nuestros ancestros tenía ciclos: a veces de abundancia y a veces de sequías. Pero el torrente nunca se perdía. Y a sus orillas crecían todo tipo de vegetación y el agua daba origen a muchas especies tanto de peces, anfibios, reptiles y mamíferos. Según pláticas de la gente "de más antes" había lugares en donde no podía entrar la luz del día por tantos árboles que crecían. Quien dijera que ésta fotografía tomada por Espino Barros diera testimonio de quietud y alegría para quienes acudían a éste sitio. Por aquí han bajado en forma cíclica los torrentes de agua que han inundado a parte de la zona metropolitana: 1604, 1612, 1754, 1765, 1881, 1909, 1910, 1933, 1938, 1967, 1974, 1988, 2004 y 2010. El Río Santa Catarina llamado así desde las mercedes originales de principios del siglo XVII. Nace en la Sierra Madre, en un territorio que fue de Santa Catarina y ahora corresponde al municipio de Santiago, en una sierra llamada de San José, cerca del Tarillal a 2,369 metros sobre el nivel del mar. Se dice que su formación se debe a los escurrimientos y depósitos de agua que están ahí desde tiempos remotos, haciendo que broten los manantiales y así alimentan al Río Santa Catarina. El ciclo está roto y paradójicamente aunque se diga que no hay agua la tenemos. Que no la cuidemos y se tapen los manantiales es otra cosa. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario