martes, 13 de enero de 2015

¿Y cada cuándo cae nieve o sufrimos heladas?


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

En 1894 Nuevo León resiente “la peor nevada de su historia” con una capa de nieve de 80 centímetros de altura dejando incomunicado a toda la entidad. El siglo XX trajo nevadas memorables para la población. El 28 de diciembre de 1925 cayó una nevada con 5 grados bajo cero. El 20 de diciembre de 1927, una nevada ligera con 5 grados bajo cero. Las del 8 y 9 de febrero de 1933 con menos de 4 grados bajo cero. El 30 de enero de 1949 se tuvo una temperatura de 7 grados bajo cero, creando problemas en carreteras y daños a la agricultura con 3 centímetros de nieve. El 31 de diciembre de 1950 y el 31 de enero de 1951 que destruyó muchísimos árboles preferentemente de cítricos lo cual trajo una plaga conocida como de “la mosca prieta” afectando la producción naranjera de municipios de la zona citrícola. El 9 de enero de 1967 muchos municipios amanecieron con una capa de nieve de casi medio metro de alto, dejando incomunicado a Monterrey con los municipios circundantes. En diciembre de 1983 tuvimos temperaturas de 10 grados bajo cero que se dejaron sentir en algunas regiones de Nuevo León durante la Nochebuena. La helada duró 72 horas con un saldo de 50 muertos y muchos afectados. El 5 de febrero de 1989 llegó el llamado “Expreso de Alaska”, con temperaturas de 4 grados bajo cero. La onda gélida dejó un saldo de 20 muertos y muchos damnificados. Muchas tuberías y medidores de agua rotos a tal grado que parecían fuentes congeladas. Los motores y ventanas de los vehículos se dañaron. Desde entonces la gente tomó la costumbre de taparlos, incluyendo a los medidores de gas. Muchos árboles se secaron por completo pero nos dio por sembrar ficus por todos lados. La presión del gas disminuyó considerablemente debido a la gran demanda y apenas salía una llamita en los calentadores. El 11 y 12 de diciembre de 1997; enero del 2004, el 23 de diciembre de 2005 y recientemente las heladas el 4 de febrero del 2011 que destruyeron los ficus existentes. Dicen que nuestro planeta sufre los problemas del sobrecalentamiento global. Para otros es todo lo contrario. En realidad vamos a una era glacial y por ello los climas más extremos se presentan. Sequías en el verano y lluvias y heladas entre el otoño y el invierno. La Tierra indudablemente nos está cobrando las facturas, pues evidentemente hace unos 20 años pasaban décadas para que se presentaran lluvias o nevadas y ahora cada año las tenemos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario