viernes, 23 de enero de 2015

Las termópilas en Santa Catarina

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


En el mes de enero de 1915 corrió el rumor de que las fuerzas al mando del general carrancista Luis Gutiérrez, hermano de don Eulalio Gutiérrez, recién nombrado presidente de México por la Convención de Aguascalientes, pretendía atravesar la sierra de Arteaga hasta Santa Catarina con un contingente compuesto por 2 mil hombres, con la intención de atacar a Monterrey. Para detenerlos, el general Felipe Ángeles pidió al coronel Jesús Aguilar González y a Roberto Morelos Zaragoza (sobrino de Ignacio Zaragoza) acudieran a la entrada del Cañón de Santa Catarina, apoyados con cien hombres y dos metralletas. Esperaron al ejército de Luis Gutiérrez que al fin de cuentas no llegó. Durante la espera, le dio hambre a la fuerza villista al mando de Jesús Aguilar. Vieron a unos pastores con sus cabras, les quitaron algunas, las mataron e hicieron barbacoa con ellas; luego pidieron a las mujeres que vivían en los la Huasteca y Los Nogales para que les prepararan unas tortillas y una salsa con la que se comieron la carne de las chivas. Como no pasó nada se regresaron a Monterrey  y el general Felipe Ángeles preocupado les preguntó que habían hecho en ese tiempo. El coronel Jesús Aguilar quien era primo hermano de los Madero simplemente le dijo los carrancistas nunca se aparecieron , se la habían pasado muy bien; estaban todos llenos y contentos por la comida que la gente de la sierra les había dado. ¡A cien años de la presencia villista en Monterrey y Santa Catarina! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario