sábado, 3 de enero de 2015

La plaza como lugar de búsqueda, encuentro y reencuentro


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


¿Fuiste a la plaza a sacar agua?, ¿a pasear como manecillas locas?, ¿a ver si pegaba el chicle? ¿o a echar taco de ojo? Como en las moliendas y molinos antiguos, los burros, machos o mulas que daban vuelta y vuelta para sacar agua del pozo.... O a dar la vuelta por la derecha mientras las muchachas lo hacían en sentido contrario. O por que los muchachos en edad de merecer buscaban encontrar novia quien luego fuera su amada. Lo cierto es que los jóvenes daban la vuelta por la parte de afuera para encontrarse de frente con el grupo de muchachas que salían de misa para pasear por la plaza. Había intercambios de miradas, risas discretas y señales de esperanza, llenas de inocencia y sinceridad en la que las palabras salían sobrando. La plaza perdió la parte poniente al extenderse hasta el palacio en 1977. Luego les dio por hacer una gran plaza pero al estilo “Santa”. Cerraron la calle Hidalgo entre 1996 y 1998. En lugar de hacer recorridos a pie entre los 1970 y 1990 los muchachos ya motorizados lo hacían en vehículo. Era cuando se hacían los “domingos populares” en la plaza aprovechando la gente que salía del templo. El corazón cívico e histórico de Santa Catarina fue desplazado por el gran centro comercial allá por el Paseo Santa Catarina, o por galerías, Soriana San Pedro, por San Agustín… 200 años repletos de historia que no respetan, no consideran, no defienden y no conocen: el templo, la plaza, la casa donde durmió Juárez y el kiosco. Dicen que la distancia es como el viento…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario