miércoles, 7 de enero de 2015

El sitio que fue la última morada de un héroe

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Entre Platón Sánchez y Francisco Morazán. Parecen nombres de calles, pero más bien me refiero a dos héroes cuya memoria quedó enlazada en un edificio situado en Santa Catarina, el cual fue restaurado con la intención de establecer en él un pequeño museo latinoamericano. Para lo cual trajeron los restos del coronel Rafael Platón Sánchez Meraz quien nació en la hacienda del Capadero, hoy Platón Sánchez,  Veracruz el  15 de octubre de 1831. Participó en la batalla de Puebla y luego presidió el consejo de Guerra que sentenció a muerte a Maximiliano de Habsburgo,  Miguel Miramón y Tomás Mejía. Fue asesinado por sus propios soldados que se habían sublevado en contra del gobierno de  Benito Juárez en  Galeana, Nuevo León, el  30 de noviembre de 1867. Los restos permanecían en la hacienda del Refugio de Galeana. El historiador Apolinar Núñez de León le comunicó al Ing. Manuel de León Arratia, entonces cónsul honorario de Honduras, del olvido en que se tenía a los restos mortales. Formó un comité integrado por Benjamín Salinas, Joel Rocha, Nicolás Rodríguez, Manuel Martínez, José Calderón, Domingo Zorrilla, Rómulo Garza, Hernán Sada e Ignacio Santos, quienes hicieron gestiones para trasladar los restos de Platón Sánchez; por lo que creyeron idóneo instalarlos en el monumento a Morazán. El 3 de octubre de 1943 llegó la urna con los restos de Platón Sánchez a Santa Catarina. Para recibirla con los honores respectivos, el cabildo encabezado por Fidel Ayala Jiménez hizo una guardia de honor para luego hacer un desfile y se hizo un simulacro de guerra en los alrededores. Había cerca de 600 personas. En donde alguna vez estuvieron los restos de un héroe, hoy enseñan zumba. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario