viernes, 9 de enero de 2015

El Club de Leones de Santa Catarina


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


En 1961 un grupo de ciudadanos ilustres conformaron la creación del club de leones de Santa Catarina. Al principio sesionaron en casas particulares y aprovechando que un miembro estaba en la alcaldía, don Librado García Ayala, consiguió en comodato al inmueble para tenerlo como sede y cueva de los leones de Santa Catarina y hasta 1996 se utilizó como centro social. Ahí sesionaban periódicamente, coronaban a la reina, hacían sus actividades altruistas, rentaban el espacio para bodas y quinceaños o para bailes y con ello mantenían el inmueble y de paso conseguían recursos que destinaban al beneficio social. Otro de sus miembros era Manuel Frías García quien realizó un mural en 1966 que reproduce a una familia de leones afuera de una cueva situada entre las principales montañas del antiguo valle de Santa Catarina de la Nueva Extremadura. Poco a poco los miembros se retiraron. Quedaron pocos y con esfuerzos mantenían sus tareas. De pronto una persona que llegó a ser alcalde de Santa Catarina entre 1997 y 2000, pretendió quedarse con el inmueble para darle una vocación cultural o social. Comenzó un juicio legal que dio la razón a los pocos leones que quedaban. Al no conseguirlo, cerró prácticamente los accesos al sitio. Hace unos cinco años, alumnos de la carrera de arquitectura de la UDEM llegaron con la intención de rescatarlo junto con el castillo. Otra vez, un par de funcionarios muy cultos e instruidos no entendieron el alcance de sus cargos y no los apoyaron. Los estudiantes y un servidor acudimos a ver el monumento y vimos a un grupo de señoras que hacían ejercicio. Cuando vieron el estado que tanto el castillo como el monumento tenían (completamente alejados de su vocación original) decidieron no regresar. Tal vez negociando o platicando entre autoridades y quienes se quedaron legalmente con el edificio, hubieran conseguido destinarlo para un espacio de promoción cultural y desarrollo comunitario. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario