miércoles, 31 de diciembre de 2014

Una ventana al pasado, una puerta al porvenir

Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de la Ciudad de Santa Catarina

Ya es el último día del año. Y quiero agradecer el seguimiento que le das a mis crónicas e historias de Santa Catarina. Con tus “Like´s”, tus comentarios, cuando compartes una foto y cuando me corriges en algún detalle. Ya dos años. Tengo un registro de al menos mil notas con su respectiva foto. A veces por necesidad debo repetirla, pero creo que se han publicado unas 600 fotos antiguas de nuestra querida Santa Catarina y de nuestra amada región. Te presento ésta ventana situada en un muro, o lo que queda de una cocina de una vieja casa situada allá por la calle Mina. Es para que te asomes al pasado, reflexiones y hagas un acto de conciencia respecto a lo que hiciste en éste año que se nos va. Si fueron días alegres, no dejes de agradecer al Dador de Vida pues fuiste feliz. Y si pasaste por un tramo amargo y difícil, también agradece al Padre Eterno y a quienes quieres porque eso te hizo más fuerte y lo convertiste en experiencia. La historia como algo cíclico, nos permite comenzar siempre; ya sea para levantarnos de nuestros tropiezos y avanzar por ésta senda en la cual estamos inmersos. La historia la hacemos como una necesidad del pasado, pero lamentablemente ya pasó el tiempo y solo tenemos asegurado el presente, pues el futuro aún no llega. Por eso te deseo que en éste 2015, todos los días, en todas sus semanas y en los doce meses venideros, tengas paz, salud, alegría, gozo, amor, felicidad y eso lo compartas con los tuyos y lo des a quienes te rodean. El resto te toca a ti y ojalá yo tenga historias para contarte; como dice la canción “lo que millones no se animas a decir”. Cuando era niño, creía que el fin de año lo marcaba un cometa que bifurcaba el cielo. Por más que me quedaba viendo al cielo a la media noche nunca lo vi. A la distancia de aquellos años, aún perduran los deseos de que algo mágico y constante esté en nuestras vidas; como la esperanza, la fe, el testimonio y la entrega. Habiendo ello, no hay crisis que nos pueda hacer daño. Y eso yo les deseo a Ustedes. Nos vemos Dios mediante en el año que ya está por comenzar, con todo mi respeto y consideración, cordialmente Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de la Ciudad de Santa Catarina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario