miércoles, 24 de diciembre de 2014

La tradición al Santo Niño de Praga

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


La devoción al niño Jesús tiene que ver con el milagro de la encarnación y con la infancia. Luego se le añaden elementos que ligan a la imagen con un milagro o hecho notable. Una ocasión se le apareció a un monje de nombre fray José que estaba barriendo en un monasterio de Andalucía en España. De pronto la voz de un infante le asombra al cuestionarle qué hacía. El religioso lo vio y le dijo para dejarlo limpio. Entonces el infante le propuso rezar el Ave María y lo hizo. Cuando dijo: “bendito el fruto de tu vientre”, lo interrumpió para decirle: “¡Ese soy yo!” y desapareció. El religioso quedó con ganas de verle otra vez. Y todas las noches rezaba en su celda del convento para que el niño regresara.  Una ocasión oyó una voz que le dijo: "Volveré, pero cuida de tener todo preparado para que a mi llegada hagas de mí una estatua de cera en todo igual a como soy". Fray José corrió a contárselo al prior pidiéndole cera, un cuchillo y un pincel. Hizo varios modelos pero no le gustaron, hasta que regresó el Niño, comparó la imagen con su presencia y el religioso expiró por haber logrado tal prodigio. Los religiosos enterraron piadosamente el cuerpo del santo lego y con particular devoción colocaron la imagen de cera del Niño Jesús en el oratorio del monasterio.  Una noche fray José se apareció en sueños al padre superior para decirle: "Esta estatua, hecha indignamente por mí, no es para el monasterio. Dentro de un año vendrá doña Isabel Manríquez de Lara, a quien se la daréis, quien a su vez se la entregará a su hija como regalo de bodas, quien la llevará a Bohemia y de la capital de aquel reino será llamado -Niño Jesús de Praga. La gracia, la paz y la misericordia descenderán a la tierra, por El escogida para habitar en ella, el pueblo de aquel reino será su pueblo, y El será su PEQUEÑO REY".  El sueño se cumplió. Una hija se hizo princesa quien entregó la preciosa imagen del Niño Jesús en 1628 a la comunidad de Padres Carmelitas Descalzos de Praga. La leyenda del origen de la preciosa imagen atribuye a Santa Teresa del Niño Jesús, la entrega de la imagen a doña Isabel Manríquez de Lara.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario