domingo, 28 de diciembre de 2014

El puerto de El Durazno

Por Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Los antiguos delimitaban los valles con puestos y puertos. Tal vez la palabra puerto nos recuerde más a un mar y a una bahía o playa, como sitio de llegada o lugar de recibimiento. Pero no siempre tuvo ese significado. Santa Catarina tiene tres puertos: el de la Tecolota que nos limita al sureste con Santiago, El Conejo con Arteaga, Coahuila y El Durazno con García, Nuevo León. ¿Hubo alguna vez un árbol de duraznos que dio origen a su nombre? Tal vez. Lo cierto es que por El Durazno se accedía de Santa Catarina rumbo al camino real de los Saltilleros para pasar a la antigua Pesquería Grande. Por aquí entraron los llamados indios bárbaros y bandoleros en el siglo XIX y tropas carrancistas entre 1914 y 1915. Ese camino lo dejaron de recorrer para integrar a Rinconada con Santa Catarina a través de la Cuesta de Carvajal, hasta que en 1882 construyeron las vías de ferrocarril, dejando una estación precisamente en El Durazno. Ahí se detenía el tren que venía de Laredo y Monterrey e iba a la ciudad a la ciudad de México. Incluso todos los que acudían a Villa de García hacían a su parada oficial, luego llegaban hasta el pueblo en un servicio de diligencias y carretas. De pronto nos quitaron terrenos y la línea limítrofe con García la cambiaron para dejarla fijada en un hilera de palmas chinas, sobre la cual construyeron el famoso Libramiento Noroeste. Quitaron las palmas y el territorio se recortó. Para la historia de Santa Catarina que siempre ha perdido territorio sin que sus hijos o gobiernan lo defiendan no es nuevo. Pero recientemente se perdió la estación de ferrocarril de El Durazno. ¿Quién se dio cuenta? , ¿Quién la defendió? Un caso más de como un bien público se convierte en terreno de particulares y la gente de INAH Nuevo León encerrados en sus oficinas de El Obispado. El sitio corresponde a García y tampoco a ellos les dio por protegerla. “Aún puedo ver el tren partir…” 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario