lunes, 24 de noviembre de 2014

Santa Catarina: entre la tradición y la leyenda

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Previo a los trabajos del Concilio Vaticano II, a partir de 1961 se dio un movimiento revisionista y reformador para la devoción y culto popular hacia muchos de los santos y mártires que la Iglesia elevó a los altares a lo largo de su historia. En 1969 le presentaron a su santidad Pablo VI un listado de algunos de ellos. Sus vidas tenían muchas referencias orales y a veces se confundían con tradiciones paganas. Entre ellos estaban Santa Catarina de Alejandría, San Nicolás de Bari, San Jorge y San Cristóbal. La primera muestra de tal cambio las vimos en los almanaques. Durante algún tiempo no aparecía la virgen de Santa Catarina en el santoral del 25 de noviembre. Ciertamente muchos feligreses se molestaron pues los santos daban nombre a sus parroquias, pueblos y devoción particular. En la curia romana se puntualizó: todos los que habitan en el cielo son santos. La Iglesia lleva a los altares a quienes dan testimonio y muestra de su vida en beneficio y defensa de la fe cristiana. Como ustedes saben, la canonización es un proceso meticuloso y a veces complicado. Después de varios estudios y pruebas los hacen santos y eligen a los más representativos o conocidos para el calendario litúrgico o santoral que se sigue cada día. En esa perspectiva los santos removidos del calendario no dejan de ser santos ni han sido rechazados por la Iglesia y continúan sus muestras de piedad popular en las diferentes regiones donde son más conocidos. Y al fin de cuentas la Iglesia católica aún mantiene la fecha del 25 de noviembre como el día de Santa Catarina virgen y mártir de Alejandría, que da nombre a nuestro municipio, pueblo, parroquia y al cañón o Boca del Potrero de Santa Catarina. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario