sábado, 8 de noviembre de 2014

La verdadera empresa madre

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Para la historia oficial de Nuevo León, los procesos de industrialización iniciaron siendo gobernador del Estado el general Bernardo Reyes, a partir de la apertura de la cervecería, la fundidora, la Asarco, vidriera y cementos. El resto de las empresas surgieron para algunos de ellos como formas aisladas de inversión sin tantas repercusiones o ganancias generadas. Entonces olvidan a La Fama, los molinos Jesús María, la Leona, El Blanqueo, El Porvenir y la Sombrerería Universal que estuvo en La Huasteca. La única que aún queda en píe es El Blanqueo convertido en un mal llamado museo industrial, pero al menos permanece altivo y orgulloso para la historia de Santa Catarina. Le llaman museo sin tener museografía y sin las adecuaciones necesarias como para ser un verdadero espacio cultural en donde la historia, la memoria y la identidad hablen. La vieja Leona fue destruida, una parte de las instalaciones de El Porvenir en El Cercado de Santiago, Nuevo León sufrieron en el 2013 un incendio que afortunadamente no dañó las instalaciones principales. Los molinos Jesús María están conservados dentro de la colonia Valle del Seminario, pero no se puede acceder a ellos porque es una colonia residencial de carácter privado. Y La Fama de Nuevo León espera el sueño de los justos. Una parte fue acondicionada como finca de recreo y descanso para sus dueños. Las instalaciones originales están a punto de colapsarse. Quedan éstos arcos como monumentos de gloria pretérita que anuncia que la industrialización de Nuevo León surgió en Santa Catarina, aunque no les guste o quieran reconocer los de la historia oficial. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario