sábado, 22 de noviembre de 2014

El origen del patronato de un pueblo

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


La virgen y mártir que da nombre a nuestro municipio se llama Santa Catarina de Alejandría. Ella nació probablemente en el año de 287 en Alejandría, Egipto. Desde muy joven se consagró en vida y en estudio a la religión cristiana y por defensa y promoción de su fe, fue martirizada más o menos en el año 305 en Alejandría, Egipto. De acuerdo a la tradición copta, primero fue martirizada en una rueca con puntas afiladas y luego decapitada. El primer milagro ocurrió cuando en lugar de sangre salió un líquido tan blanco parecido a la leche. Señal de su pureza y castidad ofrendada a Jesucristo. Por eso es la santa de la pureza y literalmente Catarina viene del griego “katarsis” que significa pureza. Sus restos fueron llevados por ángeles a un monasterio que lleva su nombre en el Monte Sinaí. Es venerada en la Iglesia copta (Egipto), en las Iglesias católica, ortodoxa y en la anglicana. Para el rito oriental, su fiesta ocurre el 24 de noviembre y para el martirilogio romano el 25 de noviembre.  Siempre se le representa con la palma del martirio, la espada y la rueca con puntas afiladas; la corona por alusión a la realeza; y a veces con el libro símbolo de sabiduría. Es la patrona de los filósofos, estudiantes, oficios relacionados con las ruedas; los predicadores y otros oficios más. Y desde 1577 es la patrona de éste valle que luego se convirtió en municipio en 1820, de la parroquia cuyo nombramiento data de 1894, del río, del cañón y de la cabecera municipal de Santa Catarina, Nuevo León. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario