domingo, 2 de noviembre de 2014

El día de los Muertos y los panteones


Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina


Dicen que la vida se lleva a la muerte y que la muerte se lleva a la vida. Y que si la vida es un sueño, la muerte es un despertar. Desde el punto de vista biológico, la muerte es la interrupción de las funciones vitales o cuando el cerebro deja de controlarlas. Desde el punto de vista religioso es concebida como parte de un ciclo continuo de nacimiento, muerte, resurrección o reencarnación. Desde el punto de vista filosófico la muerte nos ofrece una nueva vida, la del conocimiento de lo inmutable. Spinoza una vez dijo que el hombre libre en nada piensa menos en la muerte y que toda su sabiduría está concentrada en la vida. En cambio Séneca sentenciaba que el hombre regresa de donde una vez vino. Lo cierto es que gracias a las tumbas y entierros sabemos de las antiguas civilizaciones, por ejemplo todo lo que sabemos de los etruscos es por sus tumbas y mausoleos. Así como también existen muchos conceptos para referirnos a los lugares en donde descansan nuestros difuntos: cementerio, panteón, necrópolis y camposanto. Literalmente cementerio significa lugar de descanso, panteón lugar de todos los dioses, necrópolis ciudad de los muertos y camposanto, al panteón situado en un templo. ¿Saben Ustedes que el mismo ritual que se usa para bendecir un templo, se aplica para bendecir un panteón pues se le considera lugar sagrado? Ahí donde descansan los muertos hasta el día del Juicio Final y la segunda llegada del Mesías. Por eso la importancia de cuidarlos, preservarlos, protegerlos y difundir sus historias y leyendas. ¡Feliz Día de los fieles difuntos! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario